Wuhan edurece la cuarentena: cierra los complejos residenciales

Las autoridades de la ciudad indicaron que todos los edificios con casos confirmados o sospechosos quedarán sellados al exterior

Policías con trajes protectores momentos antes de evacuar a residentes de un edificio de vivienda pública en Hong Kong.
Policías con trajes protectores momentos antes de evacuar a residentes de un edificio de vivienda pública en Hong Kong. Reuters

Las autoridades de Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, han endurecido este martes el confinamiento de sus 11 millones de habitantes: cerrará todos los complejos residenciales. El Gobierno de la ciudad publicó este martes en su página web nuevas directrices para el control de la epidemia, en las que indica que todas las urbanizaciones de la ciudad quedarán aisladas para minimizar el flujo de personas. Hasta este martes, se habían confirmado 1.018 fallecidos y más de 43.000 infectados

Todos los edificios donde haya casos confirmados o sospechosos deberán ser sellados al exterior y gestionados "de forma estricta". Asimismo, se reclama a los ciudadanos que "apoyen activamente" estas medidas y se les invita a "disuadir" a quienes "interfieran y dificulten" su aplicación. 

Según el diario oficial Global Times, que muestra imágenes de barreras improvisadas en los complejos donde no hay vallas, las personas encerradas en sus comunidades seguirán pudiendo recibir pedidos de comida y otros enseres a domicilio. 

Además, todos aquellos que tengan síntomas relacionados con el coronavirus, aunque sean leves, deberán procurar atención médica en los centros de salud más cercanos y no ir a los de otros distritos, para limitar al máximo la propagación del virus. En caso de que deban ser ingresados y el centro en cuestión no cuente con suficientes camas, la clínica deberá encontrar un lugar en el vecindario donde se pueda llevar a cabo el período de observación. 

El Ejecutivo local decidió cerrar la urbe el pasado 23 de enero para evitar la expansión del virus. Las autoridades de la ciudad han recibido críticas por no haber decretado antes el confinamiento de la población. Cinco millones de personas habían salido de la ciudad en los días anteriores como parte del éxodo anual por las vacaciones del Año Nuevo lunar. 

Tras el cierre, quedaron nueve millones de personas dentro de Wuhan, ciudad en la que se piensa que surgió el brote en un mercado donde se vendían animales salvajes de forma ilegal. 

Un crucero a la deriva

Los 2.257 pasajeros y tripulación del crucero de lujo Westerdam siguen sin encontrar puerto. Tailandia ha sido el último en rechazar el atraque de la embarcación, que lleva casi dos semanas navegando. El ministro de salud pública de ese país ha rechazado que el barco arribe a un puerto tailandés ante el temor de que algunos de los viajeros estén infectados. 

El crucero lo opera Holland America Line, una marca del grupo Carnival. El atraque del barco ha sido vetado ya en otros cuatro lugares: Taiwán, Japón, Filipinas y Guam.

Normas