El Senado absuelve a Trump del ‘impeachment’

El presidente de EE UU queda libre de los cargos de abuso de poder y obstrucción a la justicia

impeachment Donald Trump
El presidente de EE UU, Donald Trump.

Donald Trump ha sido absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción, poniendo así fin al impeachment al que se enfrentaba el presidente de EE UU por presiones a Ucrania. El resultado ha sido el esperado: los republicanos han cerrado filas y protegido a su presidente, a excepción de uno, Matt Romney, que declaró culpable a Trump y pasa a la historia por ser el primer legislador que se aparta de la línea de su partido en un juicio político.

Los senadores, que han hecho de "jurado" en el proceso, votaron primero sobre el cargo de abuso de poder: 52 lo hallaron "no culpable" frente a 48 que lo declararon "culpable". Sobre la segunda de las acusaciones, la de obstrucción al Congreso, 53 legisladores -todos republicanos- resolvieron que Trump es "no culpable" frente a 47 -todos demócratas- que lo vieron "culpable". Para que el proceso de destitución del presidente saliera adelante era necesario el respaldo de dos tercios de la cámara a alguno de los dos cargos políticos.

Antes de la votación, el líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Chuck Schumer, hizo un llamamiento a los senadores para que votaran a favor de destituir a Trump. "El Senado debería condenar al presidente Trump, expulsarlo de la presidencia y descalificarlo para mantener el cargo en el futuro", dijo Schumer.

El demócrata también criticó que "este es el primer juicio político en la historia (del país) que no escuchó a ningún testigo". Agregó que "si las noticias que no le gustan son falsas, si mentir en las elecciones es aceptable, si todo el mundo es tan malvado como la mayor maldad entre nosotros, entonces la esperanza en el futuro está perdida".

Por su parte, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, tachó este caso de "incoherente" y acusó a los demócratas de querer "romper" las reglas y escribir otras nuevas solo porque perdieron las elecciones presidenciales de 2016. "La respuesta de perder una elecciones no puede ser atacar la oficina del presidente", dijo McConnell.

"A lo mejor ella rasgará el veredicto como rasgó el discurso del Estado de la Unión", agregó McConnell, en referencia al gesto de la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, que rompió el martes la copia que tenía del discurso de Trump después de que el presidente terminara su alocución ante el Congreso.

En septiembre, Pelosi anunció una investigación de impeachment contra Trump después de una queja de un informante a los servicios de Inteligencia sobre una llamada en julio con su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelenski, para que investigara a uno de sus rivales políticos, el exvicepresidente Joe Biden, y su hijo Hunter por presunta corrupción en ese país.

Según la oposición demócrata, Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania y también la programación de una reunión con Zelenski en la Casa Blanca a su exigencia de que Kiev anunciara que planeaba investigar a Biden, actual precandidato de su partido a las elecciones presidenciales de este año.

Tras meses de investigaciones en la Cámara Baja, finalmente se abrió el juicio político en el Senado el pasado 16 de enero.

Otros tres presidentes estadounidenses se han enfrentado a un impeachment, aunque ninguno de los procesos ha salido adelante. Andrew Johson, Bill Clinton  y Richard Nixon se enfrentaron a la posibilidad de ser destituidos como presidentes, aunque solo este último decidió abandonar el cargo antes de la votación pues su partido estaba dispuesto a condenarle 

Normas