Renovables

Siemens Gamesa prevé cerrar 2020 "con un ligero beneficio"

El grupo vigilará en Reino Unido la evolución de los aranceles y el libre tránsito de trabajadores

Siemens Gamesa prevé cerrar 2020 "con un ligero beneficio"

Siemens Gamesa (SG) estima que cerrará el ejercicio en curso con un "resultado neto ligeramente positivo", según ha declarado su director financiero, David Mesonero. El grupo eólico entró en pérdidas en su primer trimestre, contabilizado a partir del 1 de octubre, y registró unas números rojos de 174 millones. Pese a esta carga de inicio, Mesonero confía en el que el Ebit (resultado antes de impuestos e intereses) se sitúe entre los 550 y los 600 millones, mientras que el Ebitda (beneficio bruto de explotación) alcanzará los 1.000 millones.

El lastre del primer trimestre se debe a un impacto negativo de 150 millones por los retrasos en los proyectos de eólica terrestre en el norte de Noruega. El invierno llegó con adelanto en noviembre pasado y la mala situación de las carreteras del país escandinavo colapsó la instalación de aerogeneradores en cinco complejos renovables con una capacidad total de 1.100 MW.

SG confía en recuperar unos 30 millones de los citados 150 millones provisionados. Markus Tacke, consejero delegado de SG, ha comentado que la compañía reforzará su gestión de riesgos y los procesos de implantación de aerogeneradores para evitar que imprevistos como el de Noruega se vuelvan a producir. "Realizamos proyectos a diario y la mayoría sin problemas", según el ejecutivo alemán de la filial eólica de Siemens.

Tacke puso el ejemplo de sus actividades en España en 2019, donde han realizado 24 proyectos "sin problemas", así como la instalación "en tiempo récord", y también el ejercicio pasado, de 400 turbinas marítimas.

El consejero delegado de SG advirtió que vigilará la evolución del Brexit en Reino Unido, en relación a una posible subida de los aranceles que pudiera penalizar la actividad de su fábrica en Hull (Inglaterra), donde produce, para su exportación, palas de aerogeneradores marinos. Además, a Tacke le preocupa cómo quedará la libre circulación de trabajadores entre las islas y Europa, puesto que los equipos que instalan los parques off shore están integrados por ingleses, daneses y alemanes.

El negocio de servicios de SG sigue al alza con la integración de Senvion. Este segmento, que es el que deja más margen en la industria eólica, ha supuesto más del 18 % de las ventas en el primer trimestre y la intención es que ese ratio alcance el 45 % al cierre del ejercicio.

Tacke ha adelantado que los próximos pedidos tendrán mejores niveles de precios por la alta demanda eólica en el mundo, alentada por la inquietud social por el cambio climático.

La situación en China, cuya economía está afectada por la infección del coronavirus, "está bajo control", ha indicado Tacke. SG sigue a diario la situación de sus trabajadores y proveedores en el país comunista. Si los problemas persisten, la logística, también fundamental en eólica como en otros sectores, sí se vería afectada, reconoció.

En India, SG ha conseguido pedidos por 200 MW en el primer trimestre. El grupo está adaptando su base industrial en este mercado como posible trampolín hacia Asia si persisten los conflictos comerciales de China.

Mientras continúa la reorganización interna de Siemens, que está traspasando todos sus activos energéticos, entre ellos su 59 % en SG, a la nueva corporación Siemens Energy, que pudiera salir a cotiza este año.

La nueva normativa contable redujo la caja neta de SG en 583 millones. Al cierre del pasado 31 de diciembre quedó situada en 175 millones.

El grupo ha situado su cartera de pedidos en niveles récord, por encima de los 28.000 millones. Prevé cerrar 2020 con ventas entre 10.200 y 10.600 millones de euros, estimaciones que se mantienen respecto a las emitidas en noviembre. El impacto de los 150 millones por los retrasos en Noruega reducirá un punto el Ebit, para situarlo en la banda entre el 4,5 % y el 6 % de las ventas.

Ni Tacke ni Mesonero han querido realizar declaraciones sobre el conflicto que mantienen con Iberdrola, accionista al 8 % de SG y cliente de referencia por sus importantes inversiones eólicas.

Normas
Entra en El País para participar