Private equity

Los dueños de Gallina Blanca y de Camper se lanzan a invertir en capital riesgo

La CNMV da luz verde a las sociedades Lake Ventures y Blainville

Los dueños de Gallina Blanca y de Camper se lanzan a invertir en capital riesgo

Las familias más acaudaladas de España se lanzan al capital riesgo para exprimir al máximo sus ahorros en la era de los tipos cero. Dos de las familias del empresariado español de mayor renombre –los Carulla Font, dueños de Gallina Blanca, y la rama de los Fluxá que dirige Camper– obtuvieron ayer el visto bueno de la CNMV a sus sociedades de capital riesgo.

Por un lado, el regulador de los mercados dio luz verde a la sociedad Lake Ventures. Esta compañía está gestionada por el Multifamilly Office MdF Partners. Según el Registro Mercantil, su presidente es Lluís Carulla Font, hijo de Lluís Carulla Canals, fundador del emporio catalán Agrolimen, que incorpora firmas como Gallina Blanca o Avecrem. Tras la muerte del patriarca, Carulla Font forma parte de la dirección del grupo familiar, junto a sus hermanos Jordi, Mariona, Montserrat, Aurèlia y Artur.

Adriá Carulla Ruiz, hijo de Lluís Carulla Font, figura como secretario. De acuerdo a La Información, Carulla Ruiz consiguió este verano vender su startup Promofarma al gigante suizo de la farmacia Zur Rose. Se trata de una plataforma de venta de productos de parafarmacia que estaba participada también por los fondos Kibo Ventures y Vitamina K y Atresmedia.

Al mismo tiempo, la CNMV ha dado el visto bueno a la sociedad de capital riesgo Blainville, administrada por la boutique financiera Altamar. El presidente de esta compañía es Lorenzo Fluxá Ortiz. Y su único accionista es la sociedad Forch Med, cuyo mayor activo es la marca de calzados Camper y cuenta con el 30% de la hotelera Iberostar.

Fluxá Ortiz pertenece a la rama de la familia mallorquina que decidió continuar con el negocio familiar del calzado. Mientras, su tío Miquel Fluxá Roselló fundó la cadena de hoteles que ahora preside. Esta rama familiar está habituada a la inversión y cuentan con una sicav, Capitalza, que rentó un 2,8% en la primera mitad de 2019 y cuenta con participaciones en dos fondos de capital riesgo de Arcano.

Ni los Carulla ni los Fluxá son las únicas familias españolas de rancio abolengo que se deciden por invertir en capital riesgo a través de sus propias sociedades. Recientemente la CNMV le autorizó Baria Investments, una compañía lanzada por la familia almeriense Cosentino, dueños de la firma Silestone. También los Entrecanales Franco –dueños de Acciona– lanzaron una sociedad similar. Ambos casos están asesorados por Arcano.

Tradicionalmente, las grandes fortunas optaban por invertir su dinero en activos más tradicionales. A través de las sicavs –con las que obtenían rebajas fiscales a cambio de abrir el producto a otros inversores y tener, al menos, 100 accionistas– apostaban por Bolsa o deuda. Sin embargo, la renta variable no goza de la buena salud de antaño y la era de los tipos cero ha hundido la rentabilidad de la renta fija incluso en terreno negativo. A esto se le suma los cambios legales que prepara el nuevo Gobierno para estrechar su control. Todo ello provoca que busquen nuevos productos, entre los que destaca el capital riesgo.

Normas
Entra en El País para participar