El Brent se sitúa en mínimos de octubre por el temor al coronavirus

El petróleo ha llegado a perder los 59 dólares el barril aunque Arabia Saudí subraya que el virus tendrá un impacto limitado en la demanda de crudo

petróleo brent

Las Bolsas de todo el mundo están viendo cómo el virus de Wuhan las va tiñendo de rojo según pasan los días. Mientras que la semana pasada, las caídas en Europa y EE UU eran moderadas, el comienzo de la última semana de enero ha llevado a los selectivos de ambos lados del Atlántico a ceder hasta un 2%.

Aunque inicialmente las compañías de lujo y turismo eran las que sufrían las mayores caídas, puesto que la epidemia llegó con las vacaciones del Año Nuevo chino, cuando se produce un gran número de desplazamientos de los ciudadanos del país asiático. Asimismo, hay que tener en cuenta que la facturación de las grandes firmas de lujo procede del consumo de estos ciudadanos. 

No obstante, este lunes las caídas ya se han generalizado y ante los temores a una ralentización del crecimiento de la economía china como consecuencia del virus, el petróleo suma una jornada más de pérdidas que le sitúan en los 59,33 dólares por barril, niveles que no tocaba desde el mes de octubre. 

La caída de este lunes ha alcanzado el 2,27%, la mayor desde principios de año, aunque en cinco sesiones pierde un 9%. Arabia Saudí y Emirates Árabes Unidos, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), han intentado contener las caídas, asegurando que la OPEP puede responder a cualquier cambio en la demanda. Asimismo, fuentes de la organización han explicado que se están llevando a cabo "discusiones preliminares" sobre una posible extensión del recorte de producción más allá de la fecha actual, fijada para el mes de marzo. También estarían estudiando un recorte mayor, en caso de ser necesario y si el virus afecta finalmente a la demanda de petróleo. 

No obstante, por el momento, predomina la prudencia. El ministro de Energía de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud ha afirmado que confía en que el virus sea controlado. "Los mercados se están dejando llevar por factores psicológicos y por expectativas demasiado negativas a pesar del impacto limitado que el virus tiene sobre la demanda global de petróleo", ha subrayado. "Este pesimismo tan extremo también salió a la luz en 2003, durante la epidemia del SARS, a pesar de que no causó una fuerte reducción de la demanda", ha puntualizado en un comunicado. 

Normas
Entra en El País para participar