China pone en cuarentena a 21 millones de personas para controlar el brote del coronavirus

Suspende el transporte público urbano en al menos tres ciudades y en Wuhan se construirá un hospital específico para los infectados

Confirmada la primera muerte fuera de la provincia de Hebei, epicentro del brote: un hombre de 80 años

virus de wuhan
Policías paramilitares en la estación de tren Shanghai Hongqiao (China), una de las principales de la ciudad china.

Las autoridades chinas decidieron este miércoles cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 18 muertos, e impedir cualquier salida de la ciudad "sin razones especiales". Horas más tarde, la ciudad vecina de Huanggang, de unos 7 millones de habitantes, decretó un cierre similar, lo mismo que Ezhou, que ha cerrado la estación de tren hasta nuevo aviso. En total, 21 millones de personas se han visto confinadas ante el avance de la pandemia, que afecta a más de 600 personas. Otras dos localidades de menor tamaño, Chibi y Zhijiang, también han restringido los movimientos de sus vecinos.

En una escueta circular del nuevo puesto de mando para el control y prevención de la neumonía de la ciudad se establece que a partir de las 10.00, hora local (02.00 GMT) del jueves, se suspenden el "transporte público urbano, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia". También se ha decidido cerrar al público locales como cines, cibercafés, centros culturales y turísticos, además de suspender todas las actividades escolares.

Así pues, el aeropuerto y la estación de tren quedarán "temporalmente cerrados" para salir de la ciudad y, de hecho, se prohíbe que ningún ciudadano "salga de Wuhan sin razones especiales" hasta nuevo aviso. De acuerdo con fuentes locales citadas por Reuters, tampoco es posible salir en vehículo privado, pues hay puestos de control en las autopistas. La alarma sanitaria en el epicentro llega a tal punto, que las autoridades de la ciudad han confirmado que construirán un hospital dedicado en exclusiva a tratar a los infectados. Medios locales aseguran que el edificio se terminará en apenas seis días.

La drástica medida refleja la decisión con la que el Gobierno de Pekín quiere contener el brote. Por el momento, la llamada "neumonía de Wuhan", un tipo de coronavirus respiratorio, ha infectado a 571 personas, según el último balance oficial, si bien la agencia Caixin afirma que fuentes sanitarias calculan que el número de afectados llegará a 6.000. La enfermedad se transmite entre humanos y se ha extendido a otras ciudades chinas, a otros cuatro países asiáticos y llegado a Estados Unidos, donde se ha detectado un caso. Gauden Galea, representante de la Organización Mundial de la Salud en Pekín, asegura: "El confinamiento de 11 millones de personas [por Wuhan] no tiene precedentes en la historia de la salud pública".

Las autoridades chinas temen que la transmisión del virus se acelere con la celebración del Año Nuevo Chino. Este empieza el sábado y supone la principal época festiva del año en el país, en la que millones de personas viajan para reunirse con sus familias. El año pasado se registraron 3.000 millones de desplazamientos. La cuarentena tiene como objetivo, según el comunicado, "cortar de forma efectiva la transmisión del virus, contener con determinación la inercia de la propagación de la epidemia y garantizar la seguridad de las vidas y la salud de la gente". Pekín ha anunciado la cancelación de los principales actos de celebración del Año Nuevo, entre ellos las populares ferias de los templos. 

El Gobierno de la ciudad también emitió un bando esta noche en el que establece la obligación de llevar mascarilla en lugares públicos; el personal de las instituciones públicas también deberá llevarla durante sus horas de trabajo.

De momento, Pekín está actuando con rapidez ante la epidemia, en contraste con lo sucedido en 2003. En aquel año las autoridades apenas difundieron la información sobre el alcance del SARS, una enfermedad vírica similar a la neumonía de Wuhan que mató a 800 personas.

Primera muerte fuera del epicentro

La autoridad sanitaria de la provincia de Hebei ha confirmado este jueves la primera muerte confirmada fuera del epicentro del coronavirus. El paciente, de 80 años, murió el miércoles, pero la confirmación de que estaba infectado se produjo este jueves. 

La OMS pospone su decisión

La Organización Mundial de la Salud decidirá hoy si activa la alerta sanitaria internacional, lo que permitiría acelerar la respuesta internacional. El Comité de Emergencia, formado por expertos médicos de diversos países (entre ellos epidemiólogos chinos), se reunió este miércoles durante horas en la sede de la OMS en Ginebra, y al no conseguir consensuar la medida decidió volver a reunirse para seguir debatiendo la posible alerta, anunció su presidente, el francés Didier Houssin.

Mientras Houssin reconoció en rueda de prensa que hubo "división" al 50% en el comité a la hora de declarar o no la alerta internacional, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, argumentó que la cautela responde a que se "toman muy seriamente" el brote y necesitan más información de las autoridades sanitarias chinas. El origen del brote es, según los primeros indicios, un mercado ilegal de animales salvajes en la ciudad de Wuhan.

El director general añadió que un equipo de la OMS continúa trabajando en el foco de la epidemia para seguir investigando. Los expertos de la organización recordaron que hay evidencias de transmisión del virus entre humanos (lo que hace más rápida su propagación), al igual que en anteriores coronavirus como el SARS o el MERS, una epidemia respiratoria similar que afectó a Oriente Medio en 2012 y mató a unas 700 personas.

La alerta internacional supondría la puesta en marcha de medidas preventivas a nivel global, y en el pasado se ha declarado en cinco ocasiones: ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

Riesgo bajo o moderado de que llegue a Europa

En el momento actual, “la probabilidad de importación de casos del 2019-nCoV a la Unión Europea se considera moderada”, señala el Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) en una declaración del 21 de enero. El ECDC informa que tres aeropuertos europeos tienen vuelos directos con Wuhan.

La Comisión Europea ha asegurado este jueves que está "preparada" para seguir las recomendaciones que la OMS considere necesarias para combatir el nuevo tipo de coronavirus.

El Ministerio de Sanidad ha explicado este jueves que "no se puede descartar" que aparezca en España algún caso del nuevo coronavirus. No obstante, sostiene que en caso de detectarse el impacto para la salud pública "se considera bajo". Reino Unido también ha admitido que existeuna "probabilidad" de que haya casos del coronavirus en el país, aunque el riesgo es bajo. 

Normas
Entra en El País para participar