La ampliación de capital de Intu pone a prueba el “rebote Boris”

El dueño de Xanadú necesita al menos unos 1.200 millones de euros para poner en orden su balance

El Centro Trafford de Mánchester (Reino Unido).
El Centro Trafford de Mánchester (Reino Unido).

La ampliación de capital de Intu Properties pone en evidencia algo más que la escasa solidez de sus propias perspectivas. El operador de centros comerciales del Reino Unido, que alberga tiendas como Zara o Primark, y de otros en España como Xanadú, en Madrid, necesita una gran emisión de derechos para ordenar un balance cargado de deudas, señaló el lunes. Esto pondrá a prueba la durabilidad de la inmobiliaria y el rebote del mercado de valores tras la gran victoria del primer ministro Boris Johnson en las elecciones generales del mes pasado.

El índice de blue chips FTSE 100 ha subido un 5% desde que Johnson ganó con mayoría absoluta en las elecciones generales del 12 de diciembre, que acabaron con la opacidad sobre si Gran Bretaña dejaría la Unión Europea.

Los precios de las propiedades en el Reino Unido han respondido. Los precios de venta en las cinco semanas anteriores al 11 de enero, según el portal inmobiliario Rightmove, aumentaron en un 2,3% en términos mensuales, la mayor subida para ese período desde que empezó a hacerse el estudio, en 2002.

El precio de las acciones de Intu ha caído un 80% en los últimos 12 meses, dejando la empresa con un valor de solo 288 millones de libras (339 millones de euros), una fracción de los 8.400 millones de libras (9.900 millones de euros) en que se valoraban sus activos inmobiliarios el pasado junio. Peor aún, tiene 4.700 millones de libras (5.500 millones de euros) de deuda, lo que significa que los préstamos constituyen el 57% del valor de los activos. Eso es mucho más alto que el 37% de su rival Hammerson.

Se necesita un capital de entre 1.000 y 1.500 millones de libras (1.200 y 1.800 millones de euros) para empezar a arreglar las cosas, según los analistas de Kempen. El público de accionistas de Intu, algo cautivo, parece dispuesto a ayudar en una ampliación de capital. John Whittaker, el multimillonario que está detrás del grupo inversor Peel, que tiene una participación del 27% en Intu, apoya el plan de recaudación de fondos, según el Sunday Times.

Sin embargo, las perspectivas a largo plazo de Intu hacen que la opaca relación futura de Gran Bretaña con la UE parezca pan comido. El mes pasado vendió uno de sus centros comerciales españoles, el Puerto de Venecia de Zaragoza, en una operación en la que recaudó 203 millones de libras (239 millones de euros).

Pero con pocos compradores de centros comerciales en este momento, otras ventas de activos resultan difíciles, y los ingresos netos comparables por alquileres para 2019 podrían haber bajado alrededor de un 9%. El sector de la venta al por menor se enfrenta además a una creciente competencia online, lo que hace difícil decir cuántos inmuebles necesita la industria minorista. El activo que representa una cuarta parte del valor de la cartera de Intu, el Centro Trafford de Mánchester, necesita urgentemente una refinanciación antes de la fecha límite de octubre de 2021.

Si puede recaudar algo así como 1.000 millones de libras (1.200 millones de euros), el “rebote Boris” del Reino Unido empezará a parecer algo más que un simple pico de confianza de corta duración. Aunque es mejor no contar con ello.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías