El pesimismo económico cala entre los directivos mundiales

Preocupan la incertidumbre, los conflictos comerciales y el exceso de regulación. El 53% prevé una desaceleración de la economía global este año, el nivel más alto desde 2012

Foro de Davos
Un policía en el tejado de un hotel de Davos. AP

El pesimismo económico ha calado en el ánimo de los directivos mundiales y alcanza niveles récord sobre la evolución de la coyuntura económica internacional de este año. Esa es la principal conclusión de la XXIII Encuesta Mundial de CEOs que elabora PwC. La consultora reconoce que este cambio es "dramático" aunque lo sitúa dentro de su undécimo ejercicio consecutivo de expansión económica global.

En la edición de este año, que ha contado con la participación de 1.581 directivos de 83 países, crece el desánimo ya visible en la encuesta de hace un año y más de la mitad de los directivos (53%) estima una desaceleración del PIB global, frente al 5% registrado en 2018, marcando así el peor dato desde 2012 cuando se empezó a realizar este estudio. De esta forma, se ha reducido en más de la mitad desde los máximos registrados hace dos años el porcentaje de empresarios que se muestra optimista con la evolución económica (del 57% al 22%). El optimismo destacado entonces por los directivos chocó frontalmente con la realidad registrada especialmente en el cuarto trimestre de 2018, cuando todas las alarmas se encendieron ante una posible nueva crisis económica similar a la vista diez años antes, agravadas por la tentativa de normalización monetaria por parte de los bancos centrales y los primeros tantanes de guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Dos años después, los directivos consideran que la evolución de la economía global podría reducirse hasta avanzar un 2,4%, frente al 3,3% estimado por el FMI.

La desazón económica que muestran los directivos se visualiza en todas las zonas geográficas, si bien en América del Norte se eleva hasta el 63% el porcentaje de aquellos que creen que la economía global empeorará en los próximos 12 meses, cifra que se reduce hasta el 59% en Europa Occidental pero que entre los directivos españoles se dispara hasta un 78%. Si bien, un 71% cree que esta desaceleración será moderada y no prevén una recesión global.

Este desempeño económico tiene un claro reflejo en las estimaciones que hacen los presidentes y consejeros delegados con la evolución de los ingresos empresariales. Así, solo un 27% considera que elevarán su facturación, su nivel más bajo desde 2009. Desglosados por países, los españoles se muestran ligeramente más optimistas que la media y ese porcentaje alcanza 32%.

Normas
Entra en El País para participar