Carlo Bertazzo, alguien de confianza para el peor momento de Atlantia

Veterano del entorno de los Benetton, afronta la posibilidad de que el Gobierno italiano le retire las concesiones de autopistas

Carlos Bertazzo, consejero delegado de Atlantia.
Carlos Bertazzo, consejero delegado de Atlantia.

Un veterano del entorno más cercano de los Benetton con experiencia en negociar con el Gobierno para el momento más difícil de Atlantia, que a su vez puede repercutir en Abertis y en su coaccionista ACS. Carlo Bertazzo (Monselice, Padua, 1965), que es consejero de Atlantia desde 2013, es a partir de ahora también su consejero delegado, cargo que añade al de director general de Edizione, el holding de la familia Benetton. El reto: evitar que el Ejecutivo italiano le retire las concesiones de más de la mitad de las autopistas del país y la investigación sobre la caída mortal del puente Morandi de Génova en 2018.

Bertazzo, que es una persona muy accesible y a la vez muy clara y directa en las formas, sin doble fondo, lleva desde 1994 en Edizione, la empresa que utiliza la familia Benetton para diversificar su negocio tradicional de ropa y minorista; primero como director financiero y responsable de inversiones, hasta 2012, y desde ese año, como director general. En el consejo entró en junio pasado, después de la salida del CEO, Marco Patuano, que no fue sustituido.

El nuevo jefe de Atlantia ha jugado un papel clave en la diversificación de Edizione: para empezar, en 1995 dirigió las adquisiciones de Autogrill (restaurantes de carretera y terminales de transportes), de la que Edizione mantiene un 50,1% y Generale Supermercati, cuya venta a Carrefour en 2010 también coordinó Bertazzo.

Pero las inversiones clave de los Benetton están en las infraestructuras, controladas través del subholding Sintonia, del que también es consejero delegado Bertazzo, que fue clave en la compra de la concesionaria de autopistas Autostrade per l’Italia-Atlantia en 2000, de Gemina-Aeroporti di Roma en 2005 y de un 29,9% de la española Cellnex en 2018.

Además de en inversiones y en alianzas con inversores nacionales e internacionales, Bertazzo tiene experiencia en negociar con la administración pública en materia de concesiones. Entre 2010 y 2013 fue consejero delegado de la cotizada Gemina, dueña de Aeroporti di Roma, y cerró con la Autoridad de Aviación Civil Italiana, Enac, y el Gobierno del país un acuerdo de concesión para operar el sistema aeroportuario de Roma hasta 2044 y llevar a cabo un plan de expansión de 12.000 millones de euros de capex. También promovió y completó con éxito la fusión-absorción de Gemina (con un valor patrimonial de 2.000 millones de euros) dentro de Atlantia.

Entre 2010 y 2014 fue además vicepresidente ejecutivo de la filial Aeroporti di Roma. En ella desempeñó un papel activo en su nuevo plan estratégico para afrontar la creciente demanda de tráfico; seleccionó al Aeropuerto Changi (de Singapur) como nuevo accionista y socio industrial, y completó la venta del negocio Duty Free Core Categories a Aelia (del grupo francés Lagardere) por 230 millones de euros, entre otras medidas. Más tarde, en 2015, dirigió la importante venta de World Duty Free a la suiza Dufry.

Tras la integración en 2013 de Gemina en Atlantia, Bertazzo, que llevaba ya un año como director general de Edizione, entró en el consejo de la empresa de construcción y gestión de autopistas. Además, es consejero de Cellnex desde julio de 2018 y de Abertis desde diciembre de ese año, tras la entrada en el capital de Atlantia (que controla la mitad de las acciones más una) y ACS (dueña del resto).

Sus inicios

Bertazzo se graduó en Administración de Empresas magna cum laude por la Universidad Ca’Foscari, la más importante de Venecia –a 40 kilómetros de su Padua natal–, y la segunda de Europa en especializarse en economía y empresas. Empezó su carrera en 1990 en Banca Commerciale Italiana (ahora Banca Intesa) y en 1991 se trasladó a Turín para su primera experiencia en un grupo familiar, como controller financiero y analista del departamento de inversión de IFI (Istituto Finanziario Industriale, ahora Exor), el holding de la familia Agnelli, donde permaneció hasta 1994, cuando se trasladó a Treviso, la cuna de los Benetton.

Edizione maneja más de 10.000 millones de euros en activos. Posee el 100% del grupo Benetton, así como propiedades agrícolas e inmobiliarias, el 3,33% de la aseguradora Generali y el 2,1% de Mediobanca, y por supuesto las de infraestructuras, que ahora son el origen de sus desvelos. A través de Atlantia posee el 15,9% de Hochtief, la filial alemana de ACS, en la que entró en el marco del acuerdo por Abertis. Y controla Autostrade per l’Italia, concesionaria de más de la mitad de las autopistas italianas.

La primera decisión del consejo de Autostrade tras el nombramiento de Bertazzo fue, el jueves, anunciar un plan para invertir 7.500 millones durante los próximos cuatro años en mejorar y reforzar el mantenimiento de su red de autopistas en Italia; en mantenimiento supone un 40% más, según Atlantia.

El objetivo es congraciarse con el Gobierno italiano, que sopesa si imponer una multa o incluso retirar las concesiones a Autostrade por el derrumbe del puente genovés –que provocó 43 muertes– y las investigaciones posteriores de la Fiscalía, que descubrió que dirigentes y técnicos de Autostrade y otra filial de Atlantia habían redactado informes con datos falsos u omitidos sobre el estado de otros dos puentes. Eso fue la puntilla para Giovanni Castellucci como CEO de Atlantia, que ya había sido apartado de la dirección de Autostrade. En septiembre pactó su salida con los Benetton por 13,1 millones de euros.

Desde entonces, la compañía había estado dirigida en régimen de interinidad, hasta el nombramiento de Bertazzo de esta semana, que ha coincidido con un nuevo palo para la empresa: S&P rebajó el lunes la calificación crediticia de Atlantia a bono basura (BB-), algo que también habían hecho Moody’s y Fitch, y de Abertis a aprobado bajo (BBB-), ambas con perspectiva negativa. Dar la vuelta a esa tendencia y recuperar la confianza de las autoridades italianas y del mercado es el gran trabajo que tiene Bertazzo por delante.

Lo que dice de sí mismo

En su LinkedIn, el propio Carlos Bertazzo se define como “extremadamente centrado y apasionado”.

También destaca de sí mismo sus “sólidas habilidades de liderazgo, con un estilo de gestión innovador y reputación en la construcción y retención de equipos muy motivados”.