Toyota duplica su inversión para transformar su planta de Indiana hasta 1.170 millones

El fabricante japonés ha destinado unos 4.500 millones desde 1996 a la factoría estadounidense

Línea de producción de la planta de Toyota en Princeton, Indiana (Estados Unidos)
Línea de producción de la planta de Toyota en Princeton, Indiana (Estados Unidos)

Toyota ha completado la transformación de su planta de Princeton, en el Estado de Indiana (Estados Unidos). En enero de 2017, el fabricante de vehículos japonés anunció que tenía previsto invertir unos 600 millones de dólares (541 millones de euros) en modernizar la instalación y crear 400 puestos de trabajo, gracias al incremento de la producción del modelo Highlander.

No obstante, la compañía nipona se quedó bastante corta en sus previsiones. Hoy informó de que finalmente ha invertido 1.300 millones de dólares (1.172 millones de euros) en el proyecto, es decir, 700 millones (631 millones de euros) más. Además, también añadirá otros 150 empleos. 

Dicha cantidad ha ido destinada a la remodelación de la planta y a la instalación de nuevos equipos y tecnologías de fabricación avanzadas. Desde 1996, la inversión total de Toyota en Indiana es de aproximadamente 5.000 millones de dólares (4.508 millones de euros). La plantilla supera los 7.000 trabajadores y la factoría tiene una capacidad de producción de más de 420.000 vehículos anuales.

En Princeton, Toyota ensambla el Highlander -y su variante híbrida- y el Sienna, mientras que, desde 2022, cesará la producción del Sequoia.

Esta operación se enmarca dentro del plan inversor de Toyota en Estados Unidos (EE UU), de 13.000 millones de dólares (11.718 millones de euros) hasta 2021, de los que tiene ya comprometidos 7.100 millones (6.400 millones de euros).

La compañía asiática pretende ampliar su presencia productiva en el país norteamericano, donde opera desde hace más de 60 años y ha invertido más de 28.400 millones de dólares (25.601 millones de euros).

Normas