Werner Knoblich (Red Hat): “Tras la compra por parte de IBM ahora somos más ambiciosos”

El ejecutivo de la compañía tecnológica asegura que España es un mercado clave en el que pretende seguir creciendo 

Werner Knoblich, vicepresidente y director general de Red Hat para EMEA.
Werner Knoblich, vicepresidente y director general de Red Hat para EMEA.

Aunque su nombre resulte desconocido para el público en general, detrás de Red Hat se esconde un gigante de la tecnología que atesora clientes como BBVA, Telefónica o Iberdrola en España. De hecho, en julio de 2019 IBM cerró su compra por 34.000 millones de dólares (unos 30.343 millones de euros) que supuso la mayor compra de su historia. Werner Knoblich, su vicepresidente y director general para la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África), que lleva ligado a la empresa desde 2003, señala que IBM les potenciará en el mercado pero asegura que mantendrán su independencia para trabajar como hasta antes de llevarse a cabo la operación.

Red Hat es una tecnológica que provee soluciones para empresas pero, ¿cuál es su modelo de negocio?

Hacemos software de código abierto para clientes empresariales. Conservamos las ventajas que conlleva trabajar con el código abierto, como la ayuda que proporciona la comunidad para desarrollar los productos y solucionar errores, y eliminamos las desventajas a través de nuestro modelo de suscripción. Es decir, el software de código abierto se puede descargar de forma gratuita y los clientes empresariales pueden acceder libremente. La desventaja del código abierto es que, ¿cómo accedes a toda esa tecnología?. Y cuando tienes un problema o un fallo, ¿a quién llamas? Ahí entramos nosotros, ese es nuestro negocio.

¿Por qué hacen esa apuesta tan clara por el código abierto?

Porque es donde se producen las innovaciones. Cuando te fijas en las nuevas tecnologías como el machine learning, la inteligencia artificial, el Big Data o la nube, provienen de la comunidad de código abierto. Las empresas como Google, por ejemplo, hacen todo en código abierto. Y a ellos se suman otros ingenieros que contribuyen a desarrollarlo. El principio del código abierto es que más personas colaboran en el mismo proyecto y lo comparten, porque los problemas compartidos se resuelven mejor, más rápido y de manera más eficiente. Es bueno compartir.

¿Qué papel ocupa España dentro de la estrategia de Red Hat?

España es un mercado muy fuerte dentro de Europa porque tenemos grandes clientes. Santander usa nuestra tecnología, BBVA es otro gran cliente, igual que Telefónica, Sabadell o Iberdrola. Queremos tener grandes clientes en España y muchos de ellos ya están contratando nuestros servicios desde hace mucho tiempo. España tiene empresas innovadoras que están a la vanguardia y han sido clientes muy importantes para nosotros durante muchos años. Y esperamos que lo sigan siendo en el futuro.

¿Hay alguna gran empresa con la que estén colaborando?

Estamos trabajando muy de cerca con BBVA. Creo que es un muy buen ejemplo porque es un banco que está adoptando cada vez más la forma en la que trabajamos. Una cultura de organización abierta ayuda a transformar la entidad. Desde hace años, el presidente dijo que necesitaban convertirse en una empresa tecnológica que además fuera un banco. No ser un banco y apoyar la tecnología, sino al revés. Lo que han logrado es tener una cultura de organización diferente. Ahí vemos que somos parte de una transformación real. Y como este, tenemos otros muchos casos con empresas españolas.

Entonces, ¿tienen planes para crecer en España?

Claramente esperamos crecer. De momento, tenemos 350 empleados en Iberia, entre España y Portugal, donde comenzamos en 2007 con solo dos personas. Hemos tenido una explosión real. Ya somos muchos empleados a nivel global y, por supuesto, también queremos crecer en España.

Para alcanzar ese crecimiento, ¿contemplan realizar alguna adquisición?

Crecemos orgánicamente y también de vez en cuando hacemos adquisiciones, dependiendo de dónde encajen en la línea de negocio. Generalmente, no compramos grandes empresas, suelen ser compañías que queremos tener en nichos específicos en los que vemos potencial pero en los que quizás aún no estamos bien establecidos con nuestra propia tecnología. Por lo tanto, así lo haremos, seguiremos comprando empresas pero al mismo tiempo creceremos orgánicamente. Es una combinación.

Recientemente, IBM compró Red Hat por 34.000 millones de dólares, la adquisición más importante de su historia. ¿Qué ha supuesto para la compañía esta integración?

"Hemos conseguido aumentar los ingresos durante 68 trimestres consecutivos y no queremos destruirlo"

En primer lugar, no hay integración. Es un punto muy importante. Cuando se llevó a acabo la operación hablamos de sumar sinergias, lo que significa que preservamos nuestra independencia y nuestro trabajo. Pero, obviamente, queremos escalar en el mercado y la compra de IBM significa acelerar el crecimiento. IBM está presente en 170 países de todo el mundo, nosotros estamos en 35 o 36. Obviamente, pueden ayudarnos a escalar a un nivel muy importante al mismo tiempo que preservamos nuestros valores fundamentales.

Entonces, ¿no han cambiado los objetivos de la compañía?

Los objetivos han cambiado en el sentido de que tras la compra por parte de IBM ahora somos más ambiciosos y queremos crecer aún más rápido. Pero insisto, tenemos que preservar la forma en que lo hemos hecho, porque hemos tenido un gran éxito durante los últimos 26 años. Hemos conseguido aumentar los ingresos durante 68 trimestres consecutivos sin una sola excepción, lo que significa que hemos crecido trimestre tras trimestre 68 veces durante más de 17 años. Y no queremos destruir esto. Así es como IBM quiere mantener la relación empresarial con nosotros y ver dónde podemos aprovechar la sinergia de una compañía con la otra.

Ahora las empresas están migrando parte de su negocio a la nube, pero ¿cuál será la gran tendencia para los próximos años?

La tendencia clara es que los servicios en la nube serán híbridos. Eso significa que habrá cargas de trabajo que se ejecuten en centros de datos privados de cada empresa, y otras cargas de trabajo se llevarán a cabo en nubes públicas muy potentes y además múltiples. Santander y BBVA tienen su propio Big Data Center, pero al mismo tiempo, también agregan sus procesos de trabajo a las nubes de Amazon o Google. Se trata de una combinación de infraestructuras porque les da flexibilidad, velocidad, y mayor capacidad de innovación. Les permite experimentar mucho más fácilmente, ya que no tienen que construir los suyos. Según vemos, el mundo avanza hacia un entorno híbrido y multinube.

Normas