Cuentas públicas

CEOE alerta de que el déficit se disparará al 3,5% este año por las medidas del Gobierno de coalición

Garamendi se muestra escéptico con los planes del Gobierno y cree que es prácticamente imposible derogar la reforma laboral

El presidente de la patronal española CEOE, Antonio Garamendi.
El presidente de la patronal española CEOE, Antonio Garamendi. EFE

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha manifestado hoy el “miedo” de los empresarios a que las medidas pactadas por el Gobierno de coalición disparen el déficit público hasta el 3,5% este año. En concreto, ha alertado, que dichos compromisos del nuevo Ejecutivo incrementan los gastos públicos en 25.000 millones de euros y los ingresos solo crecerán en torno a 6.000 millones más.

“Ya nos llamaron agoreros en junio cuando la CEOE dijo que el déficit terminaría 2019 terminaría con un 2,1% de déficit, y se nos echó todo el mundo y ahora se sabrá que va a acabar en el 1,9%”, ha dicho Garamendi en el Foro Justicia organizado por el Colegio de Abogados de Madrid.

El líder empresarial ha querido “deshinchar el globo” de los temores al nuevo Gobierno de coalición “porque es legítimo”, aunque “nos guste más o menos”. En este sentido, ha restado importancia a la insistencia de la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de derogar la reforma laboral de 2012, tal y como prometió ayer tras tomar posesión de su cartera.

Así, Garamendi, además de defender dicha reforma que, según ha dicho, “ha permitido que cientos de miles de pymes estén hoy aquí en lugar de haber cerrado tras la crisis”, se ha mostrado escéptico con su derogación. “Ayer era el día de los fuegos de artificio. Y se hicieron discursos de apertura (…) Quitar entera la reforma laboral es imposible, a ver cómo lo haces de golpe. No es tan sencillo”, ha manifestado.

Además, ha resaltado que el Gobierno se ha comprometido a negociar los cambios laborales en el diálogo social. Por ello, el líder patronal ha anunciado que los empresarios acudirán a esa negociación “totalmente abiertos, porque todo es mejorable, pero como lo que hagan es quitar espacio de adaptación de las compañías a las circunstancias, este país creará menos empleo”.

En cualquier caso, el Gobierno aún no ha convocado a los agentes sociales para iniciar las negociaciones del diálogo social, pero Garamendi ha desvelado que la ministra de Trabajo les dijo ayer que les llamará la próxima semana.

Lo que vaya a hacer el nuevo Ejecutivo con los impuestos es el tercer asunto que ha citado por considerarlo “uno de los temas más peligrosos”. Ha criticado la rebaja de dos puntos en el impuesto de sociedades a las pymes, si también se eleva cuatro puntos el cobro de dividendos en estas mismas pymes, porque “entonces no sale la ecuación”, se ha quejado.

Es más, ha precisado que el problema fiscal de España no es que tenga una menor presión fiscal que el resto de Europa, sino que tiene mucha más economía sumergida. Concretamente, el 13% de media en Europa y el 24% en España. Por ello, ha calculado que si todo ese volumen de economía irregular tributara, se recaudarían 100.000 millones más de impuestos. “No hay que cobrar más a quien paga impuestos sino cobrar a quienes no los pagan”, ha concluido.

El presidente patronal también se ha referido a la declaración de intenciones hecha ayer por el nuevo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, reclamándole que concrete las medidas en las que piensa para que el crecimiento económico sea inclusivo. Y en materia de pensiones, ha considerado que “son un pacto de Estado. No lo tiene que arreglar un gobierno ni dos ni tres. Es el Pacto de Toledo donde todo el mundo tiene que sentarse con mucha responsabilidad y es fundamental que se convoque”. Dicho esto, recordó que en la anterior legislatura el acuerdo en dicho foro “saltó por los aires por Podemos”.

En cualquier caso, ha terminado con un mensaje a Pedro Sánchez: que su Gobierno sea “de estabilidad y moderación” que, según ha explicado, “rigor presupuestario, y ortodoxia económica, que es la que va a dar la confianza para que el país siga avanzando como se merece”. Y finalmente ha dado un tirón de orejas implícito al nombramiento de la ex ministra Dolores Delgado al añadir que “España tiene que lanzar un mensaje muy potente de separación de poderes, y lo digo como ciudadano. Todo lo que signifique que parece que se mezclen los poderes es malo para los ciudadanos y para la inversión”.

Normas
Entra en El País para participar