Alsea liquida La Vaca Argentina tras ocho años en pérdidas

El grupo de restauración pretende potenciar sus cinco enseñas principales

Un restaurante de La Vaca en Madrid
Un restaurante de La Vaca en Madrid

Zena Alsea, el grupo de restauración de origen mexicano que opera las cadenas Domino’s Pizza, Vips, Ginos, Starbucks o Foster’s Hollywood en España, ha decidido poner fin a las operaciones de La Vaca Argentina, la enseña especializada en carnes y que contaba con una trayectoria de más de 20 años.

La liquidación definitiva de Concepto Argentino SL, la sociedad bajo la que Zena Alsea gestionaba la cadena, se confirmó el pasado 10 de enero a través del correspondiente anuncio en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, aunque los restaurantes que seguían abiertos comenzaron a cerrar durante el último trimestre del año. Fuentes de Alsea confirmaron a este periódico la liquidación de esta unidad de negocio: “Responde a un ejercicio de racionalización del portafolio y al objetivo del grupo de priorizar e impulsar el desarrollo de sus principales marcas”, explicaron, añadiendo que “ha ofrecido a todos los colaboradores de esta marca la opción de continuar trabajando en la compañía, manteniendo sus condiciones laborales”. A 31 de diciembre de 2018, Concepto Argentino tenía 79 empleados.

Pese al cada vez más reducido número de locales abiertos, cuatro al concluir 2018, las pérdidas de LaVaca, como se renombró la cadena hace escasos años, han sido constantes en los ocho últimos ejercicios. Hay que remontarse hasta 2009 para encontrar el último beneficio, de apenas 9.000 euros. En 2018, último año con datos depositados en el Registro Mercantil y consultados a través de la herramienta Insight View, las pérdidas fueron de 4,5 millones, medio millón más que las ventas. Entre 2016 y 2018 los números rojos acumulados fueron 25 millones.

Las pérdidas de 2018 llevaron a Concepto Argentino a un patrimonio neto negativo de 1,8 millones. El auditor, Deloitte, alertaba de la causa de disolución y de “una incertidumbre material” sobre la viabilidad de la empresa. Para resolver el desfase patrimonial, Alsea llevó a cabo en julio de 2019 una reducción de capital para la compensación de pérdidas, una ampliación posterior y otra reducción, algo que ya hicieron en 2018. Con este movimiento los gestores esperaban poder “hacer frente a las obligaciones financieras”. Sin embargo, Alsea ha resuelto echarle el cierre. Al concluir el ejercicio 2018 la mayor parte de la deuda era con Alsea, además de casi 1,1 millones a proveedores y Administraciones.

Un lavado de cara fallido

En 2016 Alsea decidió dar una vuelta a lo que durante años se conoció como La Vaca Argentina. Acortó el nombre a LaVaca, renovó su imagen exterior e interior y apostó por el ahora estrella Michelin Javi Estévez como chef asesor. Como contaba en sus cuentas desde entonces, la empresa esperaba que esos cambios devolviesen el negocio a la rentabilidad, algo que al final no ha sucedido.

Normas
Entra en El País para participar