Montero: Más impuestos con los que sostener más gasto social

La ministra de Hacienda repite en el cargo y deberá transmitir además unidad en el Ejecutivo de coalición ante las divergencias que surjan

María Jesús Montero en el debate de los presupuestos el pasado febrero
María Jesús Montero en el debate de los presupuestos el pasado febrero EFE

El perfil político de María Jesús Montero crecerá con fuerza en la nueva legislatura. Pedro Sánchez ha revalidado su apuesta por quien fuera consejera de Hacienda en Andalucía con Susana Díaz hasta su fichaje al frente del ministerio de Hacienda, tras el éxito de la moción de censura en 2018. Montero (Sevilla, 1966) se mantendrá al frente de esta cartera y, por primera vez, un ministro de Hacienda será también portavoz de la labor de Gobierno.

Su tarea será doble y extremadamente exigente: comunicar las decisiones del primer Gobierno de coalición de la actual democracia –con todos los desafíos que ello supone de fricciones internas en el reparto de poder– y la elaboración de los Presupuestos de 2020 con los que poner en marcha el proyecto progresista que PSOE y Podemos han enarbolado en su acuerdo. Las cuentas públicas serán el paso necesario e imprescindible para consolidar la legislatura y desarrollar la política social a la que aspira el Ejecutivo y dejar atrás las cuentas de 2018 heredadas de Mariano Rajoy y aún en vigor.

Montero ya cuenta con tablas para afrontar ambos retos. Fue la vehemente defensora ante el Parlamento de los Presupuestos de 2019, cuyo rechazo por ERC provocó la convocatoria electoral que ha vuelto a llevar a Sánchez, por la mínima y tras arduas negociaciones, a La Moncloa. Aquel rechazo puso fin estrepitosamente al breve Gobierno socialista pero fue también la confirmación de Montero, pírrica ganadora de aquel debate presupuestario, como un valor en alza en el Partido Socialista. Su energía en la exposición y su bagaje y conocimiento de las cuentas públicas son las bazas por las que apuesta Sánchez para un Gobierno al que pretende dar un fuerte perfil económico, clave de hecho para ganarse la confianza de unos inversores que recelan de la llegada al poder de Podemos.

La titular de Hacienda fue además uno de los pesos pesados de las negociaciones con la formación de Pablo Iglesias tras las elecciones generales de abril. Aquel proceso acabó en fracaso y en una nueva convocatoria electoral. Ese desencuentro difícilmente hacía prever en verano la formación del actual Ejecutivo de coalición pero Montero ya tendió puentes entonces con quienes ahora serán sus compañeros en el Consejo de Ministros. Y su tarea como portavoz será la de transmitir un mensaje de unidad de Gobierno, a pesar de las previsibles diferencias internas que surgirán por el camino.

Montero será además un claro punto de encuentro en los objetivos de PSOE y Podemos. Su ministerio será el encargado de elevar la recaudación de impuestos con la que elevar el gasto social, la medida estrella con la que el nuevo gabinete pretende combatir la desigualdad originada tras la crisis. Como ya sucediera con los Presupuestos fallidos de 2019, la titular de Hacienda deberá hacer equilibrios para que el aumento de impuestos permita aumentar el gasto sin ahondar en el déficit público.

Para ello, recuperará las medidas que el anterior Ejecutivo socialista no llegó a aplicar: un aumento del IRPF a las rentas más altas –el marginal subirá dos puntos para ingresos superiores a 130.000 euros y cuatro puntos a partir de los 300.000 euros y se endurecerán las rentas del capital que excedan los 140.000 euros– y un alza del impuesto de sociedades de las grandes empresas, de modo que el tipo mínimo efectivo sea del 15%, del 18% en el caso de la banca.

La ministra aseguró recientemente que ya tiene la previsión de recaudación para hacer los Presupuestos. En esta ocasión, sin embargo, y ante la minoría en el Congreso, las cuentas públicas deberán complacer más si cabe no solo a sus socios de Gobierno sino a todas las fuerzas políticas necesarias para su aprobación parlamentaria.

Normas
Entra en El País para participar