La reorganización de Goldman Sachs arroja luz sobre su proyecto minorista

Su unidad de banca de consumo es pequeña, pero crece rápido

Logo de Goldman Sachs en la Bolsa de Nueva York.
Logo de Goldman Sachs en la Bolsa de Nueva York.

La última vez que Goldman Sachs cambió su estructura, en 2011, la idea era minimizar los conflictos entre el trading y la inversión por cuenta propia y lo que hace en nombre de los clientes. Creó una nueva división, Investing & Lending, para incluir desde sus participaciones en capital privado hasta cualquier otro trading por cuenta propia. Casi una década más tarde se produce otra reor­ganización, pero con mejor motivo.

Esta semana ha incorporado otra unidad a sus filas, Consumer & Wealth Management, para albergar sus incipientes productos bancarios para el mercado masivo, como el servicio de depósitos y préstamos Marcus, y la tarjeta lanzada con Apple. Ya era hora de que los inversores tuvieran cifras independientes: Goldman lleva tres años hablando de su proyecto minorista.

Alerta de spoiler: la unidad es bastante pequeña. Estos productos representaron solo el 2,4% de sus ingresos de los primeros nueve meses de 2019. La rentabilidad es escasa, en gran parte porque crear un nuevo banco y complacer a un socio poderoso como Apple es caro. Los gastos operativos equivalieron al 85% de los ingresos minoristas y de gestión de patrimonios en los tres primeros trimestres, mientras que en JP Morgan están en el 50%.

Pero lo que cuenta es la trayectoria. Los ingresos de la banca de consumo subieron un 50% anual en los primeros tres trimestres. Y tiene algunas ventajas respecto a sus rivales de la vieja escuela, entre ellas la falta de sucursales. Digamos que los ingresos de la banca de consumo se tripliquen con el tiempo, desde los 822 millones de dólares de los últimos cuatro trimestres, y que Goldman reduzca sus gastos al 50%. En igualdad de condiciones, elevaría en un 10% las ganancias antes de impuestos.

En cuanto a lo que Goldman está haciendo con su propio capital, se vuelve a trasladar a una rebautizada sección de gestión de activos. En realidad, empero, a los inversores probablemente les importe poco dónde pone Goldman cada cosa, y más los objetivos que revelará en el día del inversor a finales de mes. El aumento de la transparencia sobre banca de consumo, por pequeño que sea, es un buen calentamiento.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías