UBS apuesta por crecer con el reajuste de su división de patrimonios

Solo recortará un 2% de empleos, por lo que tendrá que captar clientes para estar en línea con el gasto de sus rivales

Bandera de suiza bajo el logo de UBS, en Zúrich (Suiza).
Bandera de suiza bajo el logo de UBS, en Zúrich (Suiza).

UBS comienza la década con un cambio de imagen. El banco suizo, que acaba de contratar al prestigioso banquero privado Iqbal Khan, procedente de su rival Credit Suisse, está eliminando capas innecesarias en su emblemática unidad de gestión de patrimonios para servir mejor y más rápido a los clientes ricos, según un memorando interno al que ha accedido Breakingviews. Sin embargo, solo el 2% de los puestos de trabajo de la unidad se eliminarán. UBS tendrá que aumentar los préstamos a los más ricos para que su estructura de costes esté en línea con la de sus competidores más esbeltos.

El banco con sede en Zúrich, que supervisa 2,5 billones de dólares (2,2 billones de euros) de activos invertidos, debe ser rediseñado. Los costes de su gigantesca división de gestión de patrimonios –dirigida conjuntamente por Khan y el veterano ejecutivo Tom Naratil– engulleron alrededor del 78% de los ingresos en el tercer trimestre de 2019.

Esta cifra es muy superior al 62% alcanzado en el mismo trimestre por la unidad de gestión de patrimonios internacionales de Credit Suisse, que antes dirigía Khan. Otro banco de Zúrich más pequeño, Julius Baer, registró una ratio coste/rendimiento del 71% en el primer semestre de 2019.

Sin embargo, el nuevo plan de UBS no se centra demasiado en la reducción de costes. El banco está planeando eliminar 400 o 500 puestos de trabajo de los casi 23.000 empleados de la división en el próximo año más o menos, principalmente de gestión y administración, según fuentes cercanas. Eso por sí solo no cubrirá la brecha de costes con sus competidores.

El plan, en cambio, se centrará en la reactivación del lento crecimiento. Acercar a los directores de relaciones a los clientes, como pretende la nueva y más eficiente estructura de gestión, debería ayudarles a tomar decisiones más rápidamente y a liberar tiempo para captar nuevos clientes ricos.

Sin embargo, dados los ultrabajos tipos de interés, atraer más activos no será suficiente para aumentar los ingresos. La principal fuente de crecimiento vendrá probablemente de la oferta de financiación y de soluciones estructuradas a los ricos, que pueden conllevar grandes márgenes. La división patrimonial de UBS ha concedido préstamos por valor de 176.000 millones de dólares (158.000 millones de euros). La entidad espera elevar esa cifra con entre 20.000 y 30.000 millones (18.000 y 27.000 millones) netos anuales en nuevos préstamos.

Ofrecer crédito a personas que ya son ricas debería tener menos riesgos. Si la apuesta de crecimiento de UBS da resultados, puede evitar un recorte de costes profundo. Aun así, cualquier crecimiento rápido en préstamos implica peligros. La durabilidad de la renovación de UBS puede tardar algunos años en revelarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías