Montero afirma que ya tiene la previsión de recaudación para hacer los Presupuestos

La ministra en funciones afirma que "empezaremos a trabajar" según las prioridades de los acuerdos programáticos marcadas en los acuerdos

presupuestos 2020
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, a su llegada este martes al Congreso de los Diputados. EFE

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha señalado que su departamento ya tiene trabajadas las previsiones de recaudación que se incluirán en el proyecto de Presupuestos de 2020, y que, una vez sea investido Pedro Sánchez y conformado el Gobierno, "empezaremos a trabajar" en "las prioridades" marcadas en los acuerdos programáticos firmados por el PSOE con el resto de formaciones políticas.

En una entrevista en TVE recogida por Servimedia, Montero evitó confirmar si Pedro Sánchez le ha comunicado que continuará al frente de la cartera de Hacienda y si a dicha función sumará también la portavocía del Gobierno, indicando que estas cuestiones no se comunicarán hasta que la investidura sea oficial. Además, agregó que, aunque a alguien le hubieran comunicado que estará en el Ejecutivo, "nunca va a transmitirlo" antes de tiempo.

Al ser preguntada por los Presupuestos, Montero indicó que "el armazón de lo que tiene que ser la previsión presupuestaria se ha venido trabajando por el ministerio de Hacienda para los próximos meses". Así, utilizó la primera persona para explicar que se trata de "una tarea que fundamentalmente es técnica, de previsiones de recaudación" y que "luego ya las personas que compongan el equipo del Ministerio de Hacienda, empezaremos a trabajar todo aquello que tiene que ver con las prioridades que hemos marcado de forma muy clara en el acuerdo programático y en las firmas que hemos suscrito con el resto de formaciones políticas que apoyan la investidura".

En todo caso, sin precisar la fecha de la presentación del proyecto de ley de las nuevas cuentas públicas, ha avanzado que el nuevo presupuesto estará "dirigido a las personas" y se forjará con el "ineludible compromiso de las reglas fiscales que marca Europa".

Fiscalidad

El futuro Ejecutivo presidido por Sánchez impulsará una “reforma fiscal justa y progresiva (...) en la que se eliminen los privilegios fiscales”. Para ello, introducirá los cambios ya negociados por PSOE y Unidas Podemos en el fallido acuerdo presupuestario de 2019 en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Así, se prevé que eleven dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a los 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros.

El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementará en cuatro puntos porcentuales para aquellas que superen los 140.000 euros y “se estudiará la fiscalidad de las grandes fortunas al objeto de que contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo”, precisan.

En el impuesto de sociedades, el objetivo del Gobierno de coalición es garantizar una tributación mínima del 15% de las grandes corporaciones, que se ampliaría hasta el 18% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. Además, limitarán las exenciones de dividendos/plusvalías de sociedades por su participación en otras sociedades al 5%.

Para las pymes que facturen menos de un millón de euros, el Ejecutivo de coalición prevé rebajar el tributo desde el 25% al 23%.

PSOE y Unidas Podemos también retomarán el compromiso de reformar el régimen jurídico y fiscal de las socimis, aplicando un tipo de gravamen del 15% sobre los beneficios no distribuidos, así como fomentar la lucha contra el fraude fiscal, ampliando la lista de deudores con Hacienda. Igualmente, devolverán a Hacienda el control de las sicav, retomarán la creación de las tasas Google y Tobin, y rebajarán el IVA a los productos de higiene femenina y a los servicios veterinarios.

Mercado laboral

El programa presentado por ambas formaciones tiene como una de sus medidas estrella “derogar la reforma laboral y recuperar los derechos laborales arrebatados por la reforma de 2012”, acometida por el PP. Con esa expresión, los socialistas abandonan la fórmula utilizada hasta ahora de que eliminarían solo “los aspectos más lesivos de la reforma laboral”. Entre las principales medidas que se prevé que adopten está la desaparición del despido por absentismo, que ya existía en la ley antes de 2012 pero que la reforma de los populares facilitó; y la recuperación de la ultraactividad de los convenios colectivos, que hace que estos estén vigentes hasta la firma de uno nuevo, y que la reforma limitó a un año. También se recuperará la prioridad aplicativa de los convenios sectoriales sobre los de empresa.

En materia de contratación, el programa también toca algunos cambios sustanciales que hizo la reforma de 2012, pero abordándolos en el marco del diálogo social, como la autorización administrativa en los despidos colectivos. La reforma del PP eliminó totalmente esta autorización al tiempo que facilitó las causas objetivas para ese tipo de extinciones. El programa habla de “revisar las causas de despido para hacer más precisa su definición” y “reforzar el papel de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y la autoridad laboral en el control de los despidos colectivos y en otros expedientes de regulación de empleo”, pero sin llegar a recuperar la autorización administrativa.

Sobre las futuras subidas del salario mínimo interprofesional, PSOE y UP acordaron a finales de diciembre convocar a empresarios y sindicatos para “promover un acuerdo del diálogo social que será la base para la propuesta del Gobierno”. Además se creará una “comisión asesora” del Ministerio de Trabajo que estudiará la evolución de esta renta.

El programa de Gobierno incorpora asimismo la aprobación de una “Ley de usos del tiempo y racionalización de los horarios” y un pacto social y político para el mejor uso horario.

Pensiones

El futuro Ejecutivo aspira a “plantear a todas las fuerzas políticas y a los agentes sociales un nuevo Pacto de Toledo, que garantice la sostenibilidad y suficiencia del sistema público de pensiones”. El hasta ahora Gobierno en funciones decidió en el último Consejo de Ministros de 2019 congelar el incremento previsto según la ley vigente para este año, del 0,25%, y aplicar en cuanto se formara el Gabinete una revalorización del 0,9%. Una medida que podría ser una de las primeras en adoptar en la primera reunión del Consejo de Ministros que celebre el nuevo Gobierno.

Vivienda

Las formaciones lideradas por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pretenden frenar las “subidas abusivas del alquiler”. Para ello, en las zonas más tensionadas, se habilitará a las comunidades y a los ayuntamientos para que, a partir del Sistema Estatal de Indices de Referencia de Precios del Alquiler de Vivienda que está desarrollando el Ministerio de Fomento, puedan poner “techo” a las subidas mediante un índice “objetivo y sujeto a revisión periódica”.

Energía

PSOE y Unidas Podemos plantearán una reforma del sistema eléctrico “que favorezca la transición hacia la descarbonización y unos precios asequibles para el consumidor y las empresas”.

Normas