Construcción

ACS exporta su tecnología de gestión del transporte a Australia con su filial Sice

Salta de los sistemas para carreteras al control de líneas y estaciones

Túnel de la autopista M-4, incluido en el proyecto australiano Westconnex, gestionado con tecnología de Sice.
Túnel de la autopista M-4, incluido en el proyecto australiano Westconnex, gestionado con tecnología de Sice.

El grupo ACS se ha lanzado al desarrollo de una nueva línea de negocio en Australia a través de Sice, una de las filiales de su área de servicios industriales. Se trata de saltar de los sistemas inteligentes de tráfico, aplicables a carreteras, áreas de peaje o túneles, a la integración de soluciones tecnológicas para la gestión de modos de transporte, estaciones e intercambiadores.

La compañía, según fuentes familiarizadas con este desarrollo, está en las primeras fases de implantación del nuevo negocio. De hecho, enfocó su presencia en el salón ferroviario Ausrail Plus, celebrado el pasado mes de diciembre, a la toma de contacto con potenciales clientes australianos.

En ese evento también ha tenido notable actividad el fabricante español de trenes CAF, quien ha figurado como patrocinador por encima de gigantes como Thales, Huawei o Bombardier, ente otros. Interesa a todos ellos el desarrollo y modernización prevista en el sector ferroviario australiano.

El equipo de Sice trabaja en este arranque de año en la prospección del mercado en un nuevo paso de ACS por consolidarse en Oceanía y el sudeste asiático más allá de la presencia que le otorga el control del gigante local Cimic, de la que la prensa local habla en las últimas semanas sobre el intento de venta de la filial de minería Thiess por una cifra que supera los 1.500 millones.

El sistema para la gestión de transporte de Sice, denominado Sistation, se está ofreciendo como plataforma con los sistemas y funcionalidades necesarias para la operación de tranvías, redes de autobús, metros o sistemas de ferrocarril.

Integración de sistemas

Este software de la factoría del grupo ACS permite centralizar el control de las instalaciones electromecánicas (sistemas de energía, ventilación, alumbrado, escaleras o climatización) de las estaciones e intercambiadores, y a lo largo de las líneas, con aplicaciones específicas para el control de la huella de carbono. Al mismo tiempo, esta tecnología diseñada en España integra los sistemas de monitorización de las instalaciones de seguridad, comunicaciones, sistemas de información al viajero y gestión de la movilidad.

Antes del lanzamiento de la plataforma Sistation, otros sistemas de Sice están presentes en más de 400 estaciones de todo el mundo, principalmente de ferrocarril.

La empresa tantea esta nueva oportunidad después de 15 años de experiencia en Oceanía, donde ha acumulado contratos por algo más de 400 millones de euros. En el último año se ha hecho con proyectos para la entidad pública Road Maritime Services en Nueva Gales del Sur, para la constructora Fulton Hogan, el consorcio formado por CPB y John Holland, y para la operadora de autopistas Transurban. Dos de ellos están relacionados con la infraestructura Westconnex de Sídney, en la que Sice viene trabajando desde 2015. La subsidiaria de ACS también ha colocado sus sistemas en túneles como el Western Distributor o en el entramado de autopistas EastLink, ambas infraestructuras en Melbourne.

Respecto a su plan de expansión, la tecnológica también ha lanzado una ofensiva comercial en Latinoamérica, donde se está centrando en las soluciones de smart mobility y smart city.

En este caso, Sice tiene planes de crecimiento especialmente en México, donde tiene contratos como el de la red de comunicaciones del metro de Ciudad de México. Su punta de lanza es la nueva plataforma Kaliope.

Al cierre del tercer trimestre de 2019 el área de servicios industriales de ACS recogía apenas un 5% de sus ventas en el área Asia-Pacífico, por el 40% de peso del mercado español y el 45% que representa América.

Crecimiento más allá de la construcción y operación de infraestructuras

El relevo a Ferrovial en Broadspectrum. La australiana Cimic, controlada por ACS, espera dar un salto cualitativo en la actividad de servicios urbanos y conservación de infraestructuras con la adquisición de Broadspectrum, de manos de Ferrovial. La compra ha sido formulada a través de Ventia, en la que Cimic cuenta con el 50%. Ambas empresas combinadas sumarán más de 5.000 millones de dólares australianos en ventas (unos 3.115 millones de euros) tras una operación que valora Broadspectrum en 485 millones de dólares australianos (300 millones de euros). Ventia espera el cierre de su adquisición en el presente 2020.

ACS 19,40 4,81%
Normas
Entra en El País para participar