Industria

Moinsa, la otra empresa de la Fundación Ramón Areces: su negocio cae un 76% desde 2008

Móstoles Industrial ingresó 53 millones en 2018, el peor dato en ese periodo

Entrada a las instalaciones de Moinsa
Entrada a las instalaciones de Moinsa

El Corte Inglés no es la única empresa bajo el control accionarial de la Fundación Ramón Areces. Esta, que posee el 35% de las acciones del grupo de grandes almacenes, posee una participación similar en Móstoles Industrial (Moinsa), una empresa fundada en 1966 y que, históricamente, ha centrado su actividad en la fabricación y venta de mobiliario del hogar, especialmente de cocinas. Un negocio que impulsó su crecimiento a través de su marca Forlady, pero que liquidó en 2015 por la caída del mercado inmobiliario.

De hecho, esta empresa ha notado de manera importante los efectos del pinchazo de la burbuja inmobiliaria durante los últimos años.

Moinsa facturó en 2018 un total de 53,1 millones de euros, una caída de casi el 32% respecto a la cifra de negocios del año anterior. De hecho, los ingresos de 2018 son los más bajos en, al menos, la última década, un periodo en el que ha visto cómo su facturación ha caído un 76%. De los 223 millones que generaba en 2008, ya en los últimos coletazos del boom de la construcción, a los 53 del año pasado. Eso sí, la caída del negocio en el último ejercicio no le impidió anotarse un beneficio de más de cinco millones de euros tras perder más de 6 en 2017, gracias a la ausencia de costes extraordinarios.

Moinsa fue creada para dar trabajo diario a los montadores y carpinteros que se encargaban de instalar los espacios de los grandes almacenes de El Corte Inglés. Su fábrica era referencia de la época y era capaz de construir cocinas en serie.

Sin embargo, la firma ha tenido que dar un giro a su modelo de negocio. A cierre de 2018 trabajaban en ella 183 personas, por las 875 que ocupaba en 2008, con varios ERE en ese periodo. Ese año una docena de empresas estaban integradas en ella. Ahora son tres: Financiera Maderera, Tecnydis y Cinalux, sin actividad. Un proceso de reestructuración que se extendió entre 2011 y 2016, según indica la empresa en su memoria financiera.

La actividad de Moinsa tiene hoy dos ramas principales: el diseño e instalación de elementos para espacios comerciales, como estantes, cartelería o iluminación; y la ingeniería logística, que a diferencia de la primera sí creció en 2018, un 10% hasta los 20,2 millones. El plan de negocio, que se extenderá hasta 2022, prevé una mejora anual media de las ventas del 4%, un margen bruto sobre ingresos de un 27%, “y una generación de caja significativa durante el período proyectado”.

Corporación Ceslar tiene otro 14% del capital

Además de la Fundación Ramón Areces, otro de los accionistas de referencia de Moinsa es Corporación Ceslar, la propietaria del 9% de El Corte Inés y que representa los intereses de la familia Areces Galán. Otro 12% está en manos de la sociedad Fiore O SA, vinculada a El Corte Inglés.

Normas
Entra en El País para participar