Los concesionarios registran su peor rentabilidad de los últimos cuatro años

Por el menor volumen de matriculaciones de vehículos, sobre todo a través del canal de particulares

Concesionario de Volkswagen
Concesionario de Volkswagen

El menor volumen de matriculaciones de vehículos, sobre todo a través del canal de particulares, provocará que la rentabilidad de los concesionarios españoles se sitúe en su peor nivel de los últimos cuatro años. Según datos de la consultora Snap On para la asociación de vendedores de coches Ganvam, las cuentas de resultados de las redes de distribución registrarán una rentabilidad media sobre facturación del 1,2% al cierre de este año, frente al 1,76% del año previo, es decir, 0,4 puntos porcentuales menos.

 La asociación atribuye dicha caída, principalmente, al retroceso de las ventas de vehículos (turismos, todoterrenos y comerciales), que hasta septiembre acumulaban un descenso del 7,4% y han estado lastradas por el canal de particulares, que es el que aporta la rentabilidad.

El dato será el peor de los últimos cuatro ejercicios: 1,75% en 2015, 1,88% en 2016, 1,9% en 2017 y 1,76% en 2018. “Si las ventas siguen cayendo y, sobre todo, si las compras de particulares, que son las que aportan la rentabilidad al concesionario, no remontan, la rentabilidad seguirá cayendo”, advierten desde Ganvam.

Por áreas de actividad, la comercialización de vehículos aportó el 52% de la rentabilidad a la red hasta septiembre, lo que supone cuatro puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del año pasado y una reducción del 6,1% en el margen bruto. A este factor hay que sumarle las inversiones que están acometiendo los establecimientos para adaptarse a la digitalización. La posventa, por su parte, aportó el 48% hasta el mismo mes, frente al 44% del curso previo. Este incremento se debe, principalmente, a la mejora de los resultados del departamento de recambios, en contraste con la tendencia a la baja de las operaciones de mecánica y carrocería como consecuencia de un parque envejecido.

En cuanto a la aportación a la facturación, lo cierto es que la posventa solo dejó el 16% de los ingresos del concesionario, un punto más que un año antes, al tiempo que las ventas representaron el 84% del volumen total del negocio, un punto menos.

 “El usuario no sabe qué comprar y eso pasa factura a las redes de distribución en un momento en el que tenemos que acometer inversiones para adaptarnos a la digitalización”, comenta el presidente de Ganvam, Rául Palacios.

El informe de Snap On destaca que el área de posventa y una política de reducción y control de gastos son “fundamentales” para la rentabilidad y viabilidad de los concesionarios. Así, Ganvam pide seguridad jurídica a las inversiones que hacen los distribuidores en el nuevo contexto de venta online y movilidad eléctrica.

 

 

 

 

 

Fe de errores

OR

Normas
Entra en El País para participar