El Gordo despierta con millones a los aragoneses de Reus

Salou había repartido más de la mitad de las series, que viajaron a la vecina ciudad tarraconense

Lotería
Socios del centro cultural aragonés El Cachirulo, de Reus (Tarragona) celebran haber ganado el Gordo. AFP

El Gordo de Navidad, el segundo más madrugador de la historia, llegó al punto de la mañana, a las 9:19, cuando quizás los aragoneses del centro El Cachirulo de Reus (Tarragona) aún no se habían despertado. Allí se repartieron 80 de las 90 series vendidas en la vecina Salou, más de la mitad de las 170 totales, que también regaron Salamanca capital y tres municipios alicantinos.

El 26.590 ha resultado el agraciado con el Gordo, el primer premio del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, dotado con 4.000.000 euros a la serie. Ha aparecido diez minutos después de iniciarse el sorteo, pero no ha conseguido adelantar al de 2004, que apareció a las 9.16 horas.

El Gordo se cantó en el cuarto alambre de la primera tabla. Noura Alkrouh y Elizabeth del Carmen Roque Figuereo han cantado número y premio, y Santo Daniel de León Santa y Bileiky Lisselot Arias Ciprián han extraído las bolas.

El sorteo repartía 2.380 millones de euros en premios, y los agraciados con el Gordo recibirán 400.000 euros al décimo, con 680 millones de euros a repartir con este premio principal.

El segundo premio ha caído en su mayoría en una administración del barrio de Chamartín, al norte de Madrid, mientras que el tercero se ha repartido por 27 provincias. Los dos cuartos han recaído sobre todo en Utrera (Sevilla) y Pelayos de la Presa (Madrid).

Tarragona, Alicante y Salamanca

Aparte de las 90 series de Salou, los municipios alicantinos de Alcoy, San Vicente del Raspeig y Moraira, se han repartido 160 millones de euros en 40 series.

En la administración de lotería número 1 de San Vicente del Raspeig, ubicada en la calle Manuel de Falla, se han consignado 19 series, lo que supone que ha repartido 76 millones, mientras que en la número 2 de esta misma localidad, en la avenida Libertad, se ha vendido una serie, con un premio de 4 millones.

La administración número 3 de Alcoy, ubicada en la calle Santo Tomás, ha vendido 15 series, con lo que ha repartido 60 millones de euros, y la administración número 1 de Moraira, en el edificio Benidorm, ha vendido cinco series, que suponen 20 millones.

Un despacho situado en el Carrefour de Salamanca, en la Avenida de Agustinos Recoletos, ha repartido 100 millones de euros en 25 series del Gordo.

Otras cinco series se han repartido desde la administración número 249 de Barcelona, situada en el número 2 de la calle Guipúzcoa, y el despacho número 2 de Suria, sito en el número 7 de la calle Sant Josep, ha distribuido dos más.

Los 50 décimos premiados con el Gordo vendidos en la localidad murciana de Las Torres de Cotillas y los 10 de la pedanía de Beniaján, en la capital de esa región, se han vendido en su integridad, con lo que dejan 24 millones de euros, según los propietarios de ambas administraciones.

El segundo, a Madrid y Badajoz

El segundo premio ha correspondido al número 10.989, dotado con 1.250.000 euros a la serie, por lo que el poseedor de cada décimo ganará 125.000 euros.

Ha ido a parar principalmente a la administración número 31 de Madrid (Felix Boix, 4) del barrio de Chamartín, al norte de la ciudad, con 102 series de las 170 totales; a Fuentes del Maestre (Badajoz), con 30 series; y a San Lorenzo del Escorial (Madrid), con otras 30. También ha tocado parte en Barcelona, Cáceres, Lleida, Lugo, Málaga y Pontevedra.

El tercero, muy repartido

El 750 se ha llevado el tercer premio, dotado con 500.000 euros a la serie. Se había vendido en numerosas administraciones de 27 provincias, pero especialmente en Almuñécar (Granada), donde se han vendido 40 series, y en Ripoll (Girona), con otras 33.

Los cuartos, que reparten 200.000 euros a la serie, han viajado a Utrera (Sevilla) y Pelayos de la Presa (Madrid). El 41.710 ha resultado agraciado con el primero de los dos cuartos premios, dotados con 200.000 euros a la serie. En Utrera se vendieron 130 series. El otro cuarto ha recaído en el 49.797, el último gran premio del sorteo, cantado a las 13.14 horas. Pelayos de la Presa, con 103 series, se ha llevado la parte del león, mientras que Abrera (Barcelona), con 30 series y Cuntis (Pontevedra), con 25, han copado casi todo el resto.

Los quintos, dotados con 60.000 euros a la serie, han sido para el 75.206, vendido íntegramente en Soria capital (la provincia que más gasta por habitante, con 224 euros per cápita), el 23.059, también vendido completamente en Palamós (Gerona) o el 54.527, comprado en Segovia capital. El 69.823 se lo ha llevado mayoritariamente el barrio bilbaíno de Otxaroaga, mientras que el 66.212 se ha repartido por la periferia de Barcelona. El 6.293 y el 74.770 han estado muy repartidos. El último en completar la terna de ocho ha correspondido al 81.610.

Acusaciones de "tongo"

También ha habido tiempo para la polémica. Loterías del Estado ha emitido una nota aclaratoria sobre la introducción a mano de una bola en el bombo de los números, tras las acusaciones de "tongo" vertidas en las redes sociales.

Estas acusaciones han comenzado a propagarse a raíz de una imagen en la que se veía cómo el encargado de poner en funcionamiento el bombo introducía una bola a mano, a diferencia del resto de bolas que caen de la tolva, el lugar donde se guardan los números antes de comenzar el sorteo.

En el vídeo se puede observar cómo el responsable coloca el tubo transparente en el agujero por el que se introducen las bolas en el bombo. Al mismo tiempo, se aprecia que sujeta algo en su mano derecha.

Cuando empiezan a caer las bolas al bombo, el operario abre su mano derecha y deja caer lo que llevaba entre sus dedos, una imagen que ha despertado sospechas en las redes sociales, como Twitter, donde los usuarios han empezado a hablar de un supuesto "tongo".

Ante este revuelo, Loterías ha explicado que "una de las circunstancias previstas en el proceso de introducción de las bolas en los bombos es que alguna pueda rebotar hacia el exterior. En ese caso, el protocolo establecido indica que el operario responsable de la introducción de las bolas en el bombo debe proceder a su introducción manual en el mismo".