Vivienda

El récord de crédito hipotecario alimenta el temor a una burbuja en Portugal

Los bancos prestaron 8.522 millones, la cifra más alta desde 2010 y el Banco Central establece limitaciones

Imagen del Parque das Naçoes en Lisboa, capital de Portugal.
Imagen del Parque das Naçoes en Lisboa, capital de Portugal.

Pese a los esfuerzos del Banco de Portugal por frenarlo, el crédito hipotecario bate récords en el país luso mientras los expertos observan atentos las señales de una posible "burbuja" inmobiliaria, las ventas de viviendas crecen y los precios se disparan.

Entre enero y octubre de este año, los bancos prestaron 8.522 millones de euros para la compra de inmuebles, un 5% más que en los diez primeros meses de 2018. Es, además, el valor más alto para ese período desde 2010.

Estos datos, divulgados recientemente por el regulador, muestran que las precauciones que tomó en julio de 2018 para que las entidades portuguesas endureciesen sus criterios de concesión de hipotecas no han conseguido moderar los créditos.

El Banco de Portugal recomendó entonces limitar la concesión de hipotecas a clientes que no destinaran más del 50% de sus ingresos mensuales en pagar las prestaciones y que el préstamo no superase el 90% del valor del inmueble con un plazo máximo de 40 años.

Las medidas fueron bien acogidas por las entidades, pero las hipotecas siguen creciendo. "Los avisos del regulador son un factor que contribuye a la reducción del crédito, pero en este momento parecen estar siendo absorbidos por los efectos en sentido contrario", ha expresado el analista de XTB André Pires a la agencia Efe.

Entre esos efectos de tipo "expansionista" están las tasas de interés bajas, la recuperación económica y las expectativas de que los inmuebles sigan ganando valor con el tiempo, como viene siendo la dinámica en suelo luso. El mercado inmobiliario de Portugal sigue "de moda", según ha señalado Pires, que afirma que la demanda de crédito ha crecido para responder al interés que despiertan los inmuebles, foco de inversores extranjeros en los últimos años.

En ciudades como Lisboa, capital del país, la explosión de las viviendas dedicadas al turismo y la llegada de inversores foráneos han disparado los precios -en algunos barrios el metro cuadrado ya supera los 4.500 euros- y han empujado a miles de portugueses que buscaban casa propia a la periferia, donde también se han encarecido.

La Asociación Morar em Lisboa (Vivir en Lisboa) viene alertando sobre el impacto en el mercado inmobiliario de las "visas gold" -las "visas oro", que garantizan el permiso de residencia a extranjeros tras una inversión inmobiliaria de medio millón de euros-, y de las ventajas fiscales para jubilados y profesionales de un tercer país. Se trata de un caso muy parecido al de España, donde también se otorga el permiso de residencia con una inversión de medio millón de euros. Diez años después, en el caso de España, el inversor puede solicitar la ciudadanía española.

Estas medidas, en Portugal, han afectado en especial a la capital y a Oporto, con la llegada masiva de inversores extranjeros, en su mayoría, franceses, brasileños y chinos. Pero la tendencia no se limita a las dos grandes ciudades, y a nivel nacional, lejos de moderarse, el valor de las transacciones avanza a doble dígito.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el precio de las casas en Portugal subió un 11,2% en el segundo trimestre en comparación con el mismo período de 2018. Y se espera que esta escalada continúe en 2020: la agencia calificadora de riesgo Moody's estima una subida de precios del 4% para el próximo año.

Mientras los precios suben y la gentrificación se erige como una de las cuentas pendientes del Gobierno luso, se cierne la incógnita de si puede estallar una nueva burbuja inmobiliaria, como ocurrió en la última crisis.

Entre los expertos ya hay alguna preocupación: "hay factores que podrán representar un escenario de burbuja, como la valorización de los precios basada en una tasa de interés que no representa el deseo real de ahorro y que se hará insostenible en el futuro", dice el analista de XTB.

El propio Banco de Portugal alertó este mes de que la sobrevaloración del mercado inmobiliario es uno de los grandes riesgos para las entidades lusas, que mantienen un elevado nivel de crédito moroso, y volvió a poner la atención sobre las hipotecas.

"La sobrevalorización en el mercado inmobiliario residencial, en especial en algunas áreas geográficas y segmentos de mercado, aconseja igualmente a alguna prudencia en la definición de los criterios de concesión de crédito por parte de los bancos", avisó.

Normas
Entra en El País para participar