Los talleres de vehículos se conectan a la ecología con sol y electrificación

First Stop abre su primera instalación con fotovoltaica. En Castellón y Pontevedra hay otro proyecto con puntos de recarga

Recarga eléctrica
Puntos de recarga eléctrica en el taller de First Stop, en Sevilla.

Los talleres de reparación de automóviles se suben a la ola de industrias que muestran su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad. Y lo hacen de dos formas: con la instalación de energía solar fotovoltaica, que les aporta una mayor autonomía, un importante ahorro y les sitúan cerca del autoconsumo. También, con el montaje de cargadores eléctricos, con lo que se preparan para el futuro y ofrecen un valor añadido al cliente.

Es el caso de First Stop, la red de talleres especializados en neumáticos y mantenimiento integral del automóvil del grupo ­Bridgestone, que hace unos días inauguró en Sevilla su primer taller que combina una instalación solar en la azotea con un punto de recarga rápida para coches eléctricos de 50 kW que permite la recarga del 80% de las baterías en media hora.

El taller verde de First Stop en Sevilla tiene 72 paneles fotovoltaicos en el tejado. Con ellos generará el 90% de la energía eléctrica que consume al año. Esto supone el ahorro de más de 15 toneladas de CO2, el equivalente a plantar 1.500 árboles en un año, afirman durante una visita de prensa. El periodo de amortización se sitúa en cinco años. Además, el excedente de energía se puede volver a inyectar a la red o destinarlo a la recarga de vehículos eléctricos.

Para el director general de First Stop, José Manuel Ledo, este taller “representa el firme compromiso de la compañía con la sociedad y la sostenibilidad, así como su contribución activa a resolver los problemas medioambientales de nuestro tiempo”.

Ledo asegura que la empresa “es líder en soluciones de movilidad”, y pone como ejemplo los 100 talleres repartidos por toda la geografía española que cuentan ya con cargadores estándar (de 7,2 a 22 kW), que permite una recarga de entre dos y cuatro horas.

A ellos se suman dos cargadores superrápidos a los que seguirán otros en 2020. Están fuera de las instalaciones, son públicos y útiles las 24 horas de los 365 días del año. Cuentan asimismo con un grupo de furgonetas con cargador eléctrico y otras pequeñas de emergencia para flotas y particulares que se han quedado sin batería.

Otras iniciativas

La Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Cetraa) impulsa un plan similar y tiene ya funcionando dos de este tipo en Castellón, en Onda y Villarreal. En ambos se compaginan módulos fotovoltaicos con cargadores para vehículos eléctricos. El de Onda los tiene desde hace seis meses y el de Villarreal desde hace dos. Hay otros 50 que tienen su presupuesto aprobado y están solo pendientes del inicio de las obras, algo que ocurrirá a principios del año que viene, señalaron. 

La cifra

90% es el porcentaje
de energía que se ahorrarán al año. El medio ambiente, el menor gasto fijo y el valor añadido al cliente, razones para su expansión.

Mientras que en Pontevedra hay otros proyectos en estudio para transformar sus instalaciones con dichas tecnologías limpias.

Julio del Rosal, presidente de la patronal en Castellón (representa al 90% de los talleres y cuenta con 2.500 trabajadores en 400 centros), cuenta que empezaron a pensar en este tema “hace un año al plantearse la reducción de los gastos fijos”.

El de Onda cubre en torno al 70% de sus necesidades de electricidad con 60 paneles. El coste ha sido de 19.000 euros, pagados gracias a un crédito de la Caja Rural con un interés del 2,5%. La amortización es de solo cuatro años.

En tanto que el de Villarreal es más pequeño. Tiene 30 paneles, un coste de 11.000 euros y un ahorro de energía y una amortización similar al anterior.

Del Rosal añade que “los más de 50 talleres que han pedido cargadores para coches eléctricos supondrán un valor añadido al servicio que prestamos”. Serán de tres tipos, superrápida, rápida y lenta, algunos serán públicos y otros no, y se colocarán en febrero del próximo año.

En Pontevedra, la patronal ha puesto en marcha pruebas piloto en cinco centros. Los trabajos empezarán en 2020. “Tenemos mucho interés en este tema. Por el medio ambiente y porque económicamente es rentable”, argumenta José Manuel Rodríguez, el secretario general en esta provincia –representa al 90% de los talleres, con 720 locales y 4.000 trabajadores–.

Rodríguez sitúa el ahorro en “más del 50% en la factura de electricidad”. En el proyecto se incluyen también dos cargadores eléctricos.

Sevilla-Helsinki sin miedo a quedarse tirado

First Stop
Paneles fotovoltaicos en el taller de First Stop, en Sevilla.

First Stop quiere aprovechar los talleres que tiene en España y en Europa, más de 2.000, para conectar Sevilla con Helsinki, con una distancia de puntos de recarga de menos de 200 kilómetros en los tres próximos años.

Primero se unirá Sevilla con Madrid en 2019. Luego seguirá en el primer trimestre de 2020 la conexión de la capital de España con Bilbao. Los siguientes hitos serán Lille, Bruselas y Helsinki.

Este esfuerzo supone para el director general, José Manuel Ledo, “convertirnos en líderes en soluciones de movilidad”. Esta parte representa ya el 20% del margen de First Stop, según Ledo.

No es el único plan en marcha de la compañía. Ledo avanza que la empresa tiene ahora mismo “conversaciones con grandes empresas eléctricas, y también de coches compartidos”, para colaborar en esta materia con ellos.

Normas
Entra en El País para participar