Precio, consumo y seguridad, claves para comprar ruedas

Los neumáticos prémium pierden peso frente a los de segundas marcas

Neumáticos conectados

Pese a que ya existen neumáticos con sensores que detectan la pérdida de aire, autorreparables, conectados o ecológicos, la mayoría de las ruedas que se siguen vendiendo en España son las más normales. Es decir, las de verano y, ahora un poco más, los neumáticos cuatro estaciones (all seasons), que valen para todas las épocas del año.

“Nuestro mercado es históricamente un coto de los de verano casi cerrado, en parte por el clima”, aclara David Pallarès, responsable de marketing de Pirelli en España y Portugal. De las de invierno ni hablamos.

En Continental, por ejemplo, las ventas de este tipo de neumáticos apenas representan el 4% de total, indican en la compañía.

Aunque es cierto que, hoy por hoy, los neumáticos prémium (primeras marcas), que siguen siendo los preferidos por los españoles (más del 50% de las ventas), van perdiendo peso en favor de las segundas marcas, más baratas, y también de las low cost, procedentes en su mayoría de China, que no son precisamente las más seguras del mercado. Y es que la diferencia de precio puede llegar a alcanzar hasta el 50% entre los dos extremos. Y todo a pesar de que está comprobado que existe una relación directa entre el estado de los neumáticos y tres de cada cuatro accidentes de tráfico.

Las gomas de fabricantes líderes cuestan un 20% más que las de gama media y un 50% más que las ‘low cost’

“Hay mucho desconocimiento con el papel de las ruedas”, señalan en Continental, y, de hecho, tras la implantación del etiquetado obligatorio, que mide la frenada, la resistencia a la rodadura (ligado al consumo) y el ruido, hace ya varios años, “los consumidores siguen sin saber interpretarlo”, optando por las más económicas.

Pero, claro, también influye el factor precio. Son más caras las ruedas con etiqueta A que con la G, “y ahora no estamos para tirar cohetes, teniendo en cuenta que han bajado un 7% las matriculaciones de coches y, de paso, el mercado de ruedas, un 3%”, añade este portavoz.

En Hankook España se muestran más optimistas. “No es el mejor escenario y la recesión afecta a todos los negocios, pero hay que esperar porque esta industria funciona con retraso y ahora se empezarán a cambiar los neumáticos de los coches que se vendieron hace tres o cuatro años”, advierten en esta empresa.

Las ruedas con etiqueta A permiten ahorrar en su vida útil unos 300 euros de combustible y, lo que es más importante, reducen en 18 metros la frenada sobre pavimento mojado, de acuerdo con un estudio del Race (Real Automóvil Club de España).

La implantación del sistema que monitoriza la presión del aire ha encarecido el cambio de las ruedas

También ha pasado muy desapercibida la implantación del TPMS (sistema de monitorización de la presión de los neumáticos), un elemento de seguridad como el airbag, el cinturón de seguridad y el ABS, obligatorio desde hace cinco años.

Este sistema, de acuerdo con los expertos, no les ha hecho mucha gracia a los conductores porque encarece bastante el recambio y, además, hay que acudir a talleres especializados en esta técnica.

En el TPMS directo (también existe el indirecto) hay que testar y calibrar los sensores en cada cambio, pueden resultar dañados en la operación y cuentan con una pila que dura de media unos cinco años y no se puede cambiar. Hay que instalar nuevos sensores. Las ruedas de invierno son casi una causa perdida en España. Aunque no son obligatorias (en países nórdicos, sí), son una opción, teniendo en cuenta las condiciones climatológicas cada vez más extremas de los inviernos españoles.

“Montar estos neumáticos para la lluvia, la nieve o el frío, por debajo de los 7 grados, que en invierno se producen en la zona central y norte del país (Euskadi, Navarra, Pirineos, Segovia o Madrid), es crucial”, asevera Pallarès, ya que “ofrecen un rendimiento muy superior a las de verano, pero también a las de todo tiempo”. Para impulsar su venta muchos talleres han empezado a prestar servicio de guardería de ruedas.

Pirelli
Pirelli acaba de lanzar unos neumáticos de invierno (P Zero Winter) de última generación y altas prestaciones.

Pese a los hábitos de compra del español de a pie, las marcas llevan tiempo desarrollando modelos en busca de la conectividad, la sostenibilidad y la reducción del ruido, sobre todo para el vehículo eléctrico. El dilema es cuándo las portarán los coches generalistas más asequibles.

Las ruedas con marcaje son una apuesta de Pirelli. Son cubiertas creadas para cada modelo de coche, desarrolladas con nuevos materiales y tecnología. “El coste de desarrollo de nuestros neumáticos es un 90% más caro, pero no tiene nada que ver con las genéricas”, dice Pallarès, quien aclara que Porsche, BMW y Audi ya disponen de desarrollos a medida.

Pistas

Continental
Neumático conectado de Continental.

Precio. Unas 350 marcas de neumáticos están registradas entre prémium, segundas marcas y low cost. La diferencia en el precio entre las primeras y las segundas es del 20%. Por su parte, las del coche eléctrico son más caras porque son más grandes y más silenciosas.

Preferencias. En España, el 57% de las ventas corresponden a marcas prémium, pero siguen perdiendo peso en favor de los neumáticos más baratos.

Revisiones. Según algunos estudios, el 75% de los accidentes se podrían evitar con revisiones del estado y la presión de las ruedas. Conviene cambiarlas cada tres o cuatro años.

El fabricante italiano, que en breve lanzará un modelo invernal de altas prestaciones (P Zero Winter), ya cuenta con una tecnología (Seal Inside) que solventa el 95% de las causas de pérdida de presión en las cubiertas, y un sistema antipinchazos (Run Flat) que permite circular sin presión a 80 kilómetros por hora. Otro de sus desarrollos (PNCS) ha reducido un 40% el ruido en el habitáculo del coche, clave para los vehícu­los eléctricos.

En cuanto a la conectividad, ofrece una tecnología (llegará a España en breve) que, vía app y un sensor, informa sobre el estado de las gomas, y ultima un sistema que comunica cada cubierta con la centralita del vehículo.

Además de trabajar en la sensorización de ruedas conectadas, aptas para el coche autónomo y eléctrico, Continental también ha puesto el foco en la sostenibilidad. Actualmente, tiene en fase de homologación un neumático fabricado con la planta diente de león, con propiedades similares al caucho, cuyo uso se ha propuesto reducir un 25% en cinco años.

Uno de sus últimos lanzamientos ha sido los neumáticos conectados (Conti CARE), con sensores que informan sobre la profundidad de la banda de rodadura, daños, presión..., “muy apropiados para los operadores de flotas”, dicen en la compañía. Asimismo, ha desarrollado una tecnología (Pressure Proof) que recarga los neumáticos de forma autónoma.

En Hankook, además de desarrollar neumáticos que reducen el ruido del habitáculo del vehículo y suministrar neumáticos de alta generación a compañías de transporte urbano eléctrico, como la catalana TMB, han creado un desarrollo (Hexonic) sensorizado para vehículos compartidos totalmente autónomos, que analiza la carretera en tiempo real, detecta el agarre, la temperatura y las bandas de rodadura, adaptándose a cada circunstancia.

“La venta en internet no será determinante, hace falta el taller”

Juan Carlos Moyano
Juan Carlos Moyano, especialista de marketing de Hankook España.

Paloma García Moreno

Con un amplio conocimiento de la industria automotriz, entre otras, Juan Carlos Moyano, especialista de marketing de Hankook España, ha trabajado para empresas como Kia Motor, Seat, TBWA y, desde 2015, para la marca de neumáticos surcoreana Hankook. Reconoce que el actual no es el mejor de los escenarios, por la incertidumbre ante una desaceleración, pero asegura que el sector ha vivido momentos mucho más difíciles. 

¿Le asusta a este negocio el descenso de matriculaciones de coches?

De momento, apenas ha influido, aunque hay que tener en cuenta que este negocio funciona con años de retraso. Es decir, ahora se empezarán a cambiar las ruedas de los coches vendidos hace tres o cuatro años. De momento, no nos podemos quejar, fue mucho peor la crisis de 2008, que a esta industria le llegó en 2013. Pero es cierto que todavía sigue primando el precio a la hora de elegir neumáticos.

¿Tiene futuro la venta de neumáticos por internet? Hasta en Amazon venden ruedas actualmente.

La venta en la red es más complicada porque es necesario el montaje. El futuro del negocio en la red es un servicio completo de venta y montaje, y para eso se tiene que ofrecer también la cita con el taller. Aunque es cierto que ya existe el servicio de taller móvil, que va a tu casa a montarte las ruedas. Pero este sistema no parece que vaya a ser determinante para esta industria porque la figura del taller es muy relevante.

¿Cómo está influyendo el coche eléctrico y cómo afectará el autónomo en la innovación de esta industria?

El coche autónomo es ciencia ficción y no podrá convivir con los que llevan conductor. El eléctrico sí es una realidad que en 10 años supondrá el 40% del parque, si bien dependerá de la legislación. La industria se ha dirigido a este segmento, hacia la sostenibilidad de los materiales y la conectividad. Pero los proyectos más inteligentes tardarán en extenderse.

Normas
Entra en El País para participar