El jefe de Unilever debe sacar el activista que lleva dentro

Las marcas Knorr, Lipton y Hellman's son buenas candidatas al traspaso

Logo de Unilever.
Logo de Unilever.

Unilever chirría. Sus ingresos en 2019, dice, crecerán por debajo de su objetivo del 3%-5%. El CEO, Alan Jope, tiene suerte de que no haya un Dan Loeb cerca, como en Nestlé. Pero que sacara el activista que lleva dentro ayudaría.

Jope culpa a la desaceleración en el sur de Asia, uno de sus mayores mercados, y a las condiciones comerciales del oeste de África. Pero no son fenómenos nuevos, por lo que resulta difícil culparlos por completo de la repentina revisión de los objetivos solo 14 días antes de que finalice el año. E incluso el objetivo revisado se ha visto ayudado por factores temporales: un cambio en la forma de contabilizar la hiperinflación elevó en 30 puntos básicos al crecimiento de las ventas en el primer semestre, por ejemplo.

Los problemas son más profundos. Los grupos de consumo se enfrentan a la dura competencia de actores más pequeños y ágiles y a los cambios en los gustos de los consumidores. Y la amplia red de marcas locales de Unilever no parece aprovechar mucho el tamaño de la matriz, ya que crece en línea o más lenta que el mercado. El remedio activista, adoptado por Nestlé, es vender las marcas más débiles o pequeñas, y centrarse en fortalecer lo que queda. El predecesor de Jope, Paul Polman, dio algunos pasos en ese sentido cuando vendió el negocio de untos en 2017.

Para ser justos con Jope, lleva menos de un año en el cargo. Y está abierto a vender: en noviembre dijo a los inversores que estaba evaluando todas las marcas, y que no había “vacas sagradas”. Pero podría concretar. Los analistas del bróker Liberum dicen que la división de alimentos tiene siete grandes marcas que suponen el 70% del negocio. Pero tres de ellas (Knorr –sopas y helados Ben & Jerry’s–, el té Lipton y las salsas Hellmann’s) crecen a tasas de un solo dígito en el mejor de los casos, calcula Liberum, lo que las convierte en buenas candidatas al traspaso.

Los inversores valoran Unilever en 20 veces las ganancias a futuro, un descuento respecto a las 24 veces de Nestlé, de acuerdo con los datos de Refinitiv y nuestros cálculos. Eso indica que hay mucho recorrido alcista si Jope está dispuesto a tomar medidas audaces.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías