La apuesta por la Bolsa y el rechazo a la deuda, en máximos de más de un año

Los gestores ven en la guerra comercial y las presidenciales de EE UU los principales riesgos para 2020

Varios trabajadores operan en la Bolsa de Nueva York (EE.UU.)
Varios trabajadores operan en la Bolsa de Nueva York (EE.UU.) EFE

Los gestores de fondos confían en que la economía global mejorará el próximo año, aunque solo uno de cada cinco prevé que crecerá por encima de su potencial, aun así el nivel más elevado en los últimos siete meses. El efecto de esta visión de mercado es que el posicionamiento en renta variable global ha alcanzado el nivel más elevado en los últimos doce meses, mientras que la posición en deuda continúa descendiendo hasta la mayor infraponderación en más de un año, según revela la encuesta a gestores de fondos de Bank of America del mes de diciembre.

El nivel de liquidez se sitúa en el mes de diciembre en el 4,2%, el nivel más bajo desde marzo de 2013, prueba de la apuesta inversora de esta recta final del año, en la que se han despejado las dos grandes incertidumbres que pesaban sobre el mercado: la guerra comercial, en la que EE UU y China han alcanzado un principio de acuerdo, y el Brexit, que se materializará finalmente el 31 de enero tras la mayoría absoluta de Boris Johnson en las elecciones. 

Para 2020, y pese al tono positivo con que los gestores afrontan el inicio de año, la guerra comercial sigue siendo el principal riesgo, si bien ha retrocedido desde el mes anterior. El segundo elemento de riesgo son las elecciones presidenciales en EE UU, que se celebran el mes de noviembre y en las que aún se desconoce quién será el rival demócrata que se enfrentará a Donald Trump y cuál será su perfil, si más inclinado a la izquierda o al centro. Esta segunda opción es la que más agrada a los inversores.

La encuesta entre los gestores también revela que, en Europa, la sobreponderación de la renta variable del continente se encuentra en máximos de casi dos años, al nivel más elevado en los últimos 20 meses. El desenlace del Brexit, las valoraciones más atractivas de la Bolsa europea y la percepción de un menor riesgo político en la zona justifican esta apuesta. Aun así, la preferencia mayoritaria de los gestores de fondos europeos está en la renta variable emergente. 

Normas
Entra en El País para participar