Emprendimiento: la mujer fracasa menos, pero el hombre recibe más financiación

El 58% de los negocios regentados por hombres fracasaron en el último año, frente al 30% de los iniciados por mujeres. Sin embargo, los primeros tienen un 10% más de posibilidades de recibir financiación.

emprendedores hombre mujer

El 58% de las empresas creadas por hombres fracasaron en el último año, frente a un 30% de los proyectos iniciados por mujeres. Los datos, que demuestran que los negocios creados por hombres fracasan más, pertenecen al informe Mapa del Emprendimiento elaborado por Spain Startup-South Summit y cuyas conclusiones se pusieron de manifiesto en la mesa redonda organizada con mujeres emprendedoras por Mujeres Avenir por la Conexión.

Durante el debate, distintas emprendedoras resaltaron que aunque la brecha de género se ha reducido en un 36% en los últimos 10 años, aún supera el 88% en algunos sectores empresariales.

10% menos de posibilidades de financiación

La responsable de relaciones externas de dicha asociación, Ana Peláez, advirtió que las mujeres emprendedoras deben “luchar diariamente por romper techos de cristal como el de la conciliación, o el de la financiación”. Según ha expuesto, las emprendedoras españolas viven en un país donde las empresas creadas por hombres tienen un 10% más de posibilidades de ser financiadas frente a las creadas por las mujeres, “aunque el 58% de las empresas creadas por hombres fracasaron en el último año, frente a un 30% de los proyectos iniciados por mujeres”.

Barreras familiares

Por otro lado hay quien, como ML Sophrologue ve a la mujer emprendedora como una profesional que “nace en muchas ocasiones de la frustración de no poder desarrollarse profesionalmente dentro de una estructura rígida, y es la libertad a la hora de tomar mis decisiones, una las razones más importantes que me han llevado a emprender”, explicó ante el resto de emprendedoras.

No obstante, algunas como Marion Lantin consideran que las emprendedoras deben superar ciertas barreras a la hora de crear su empresa como es la familia. “La familia es una barrera real para la mujer emprendedora, que en muchas ocasiones es la encargada de conciliar su vida personal con la profesional, una situación muy complicada a la hora de lanzar una startup”.

A pesar de las dificultades, emprendedoras como Laura Corsini, fundadora y directora de la empresa textil Bimani piensan que la mujer es la gran embajadora de la empresa que cree. “Cuando una profesional da con una nueva solución para la sociedad, en cualquier área de negocio, la mujer se reinventa para convertirla en realidad, somos la mejor embajadora de nuestras marcas, porque somos conscientes del nivel de sacrificio que representa alcanzar el éxito”.

Normas
Entra en El País para participar