El dinero de vender Haagen Dazs puede derretirse en el bolsillo de Nestlé

Es su segunda gran desinversión del año, y el grupo suizo no tiene más deudas que pagar

Recipiente de helado Haagen Dazs.
Recipiente de helado Haagen Dazs.

Nestlé espera obtener beneficios tipo capital riesgo de su tarrina de Haagen-Dazs. El gigante suizo anunció el miércoles que va a vender por 4.000 millones de dólares su unidad de helados de Estados Unidos, incluyendo la compañía que ha popularizado sabores como el dulce de leche y el té verde, a Froneri, su joint venture con el negocio de compras apalancadas PAI Partners. Después de su segunda gran venta del año, el consejero delegado, Mark Schneider, puede verse tentado a caer en la tentación de derrochar.

PAI es la sal del caramelo de Nestlé. La pareja se unió por primera vez en 2016, al fusionar la rama europea de helados del grupo suizo, presente en 20 países, con R&R, propiedad de PAI, para crear Froneri, una de las mayores compañías del sector en el mundo.

Al tener un nivel de deuda típico del sector, 6 veces el ebitda, Froneri puede ofrecer rendimientos de capital riesgo, algo que Nestlé no puede hacer por sí sola. La compañía suiza de 312.000 millones de dólares seguirá teniendo huevos en la cesta al retener casi la mitad del capital de lo que se convertirá en un proveedor global de postres con ingresos de alrededor de 5.000 millones de dólares (la unidad estadounidense de Nestlé generó 1.800 millones en 2018). Froneri puede seguir creciendo en el aún fragmentado mercado de helados de EE UU si se traga más marcas.

Nestlé seguirá siendo dueño de sus negocios de helados de Canadá, Latinoamérica y Asia. La venta de la rama estadounidense, que se espera que se cierre en el primer trimestre de 2020, ayuda a Nestlé a cumplir su objetivo de centrarse en la salud, la nutrición y el bienestar. A principios de este año vendió su negocio de salud de la piel a EQT, otra firma de capital riesgo, por 10.000 millones de dólares. Schneider también anunción una revisión del negocio de carne procesada Herta, de menor tamaño.

Esta estrategia de simplificación complacerá al hedge fund activista Third Point de Dan Loeb, que hizo pública su participación en Nestlé en julio de 2018. Desde que lo anunció, el grupo de consumo ha proporcionado un rendimiento total para los accionistas de cerca del 40%, según datos de Refinitiv. Las acciones cotizan ahora a 33 veces las ganancias de los últimos doce meses, más del doble que su gigante rival Unilever, el mayor fabricante de helados del mundo. Este tipo de retornos elimina parte de la presión para deshacerse de más activos.

Este respiro es poco frecuente para los gigantes del consumo, que están tratando de reorganizar sus marcas para obtener el tipo de crecimiento de los ingresos que solían disfrutar antes de que actores más pequeños aumentaran la competencia.

Nestlé no tiene más deudas que pagar. A menos que Schneider decida invertir aún más dinero en los accionistas, puede verse tentado a gastar el dinero de Haagen-Dazs antes de que se le derrita en el bolsillo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías