Deutsche Bank se la juega a su menguada banca de inversión

Los nuevos objetivos parecen demasiado ambiciosos, sobre todo porque los ingresos de la división están cayendo

Estatua ante el logo de Deutsche Bank, en Fráncfort.
Estatua ante el logo de Deutsche Bank, en Fráncfort.

Los traders y los asesores de M&A de Deutsche Bank vuelven a estar en el centro de la estrategia del banco de 13.500 millones de euros, tan solo unos meses después de que el consejero delegado, Christian Sewing, anunciara un giro estratégico que alejó la entidad de los volátiles negocios basados en los mercados. Dados los fuertes recortes de costes y el pobre desempeño reciente, es dudoso que el menguante equipo de banqueros de inversión pueda cumplir con los objetivos.

Antes del Investor Deep Dive de ayer de Deutsche en Fráncfort, Sewing admitió que su crucial objetivo de una rentabilidad sobre el capital tangible del 8% en 2022 parece más complicado que en julio, según su última actualización estratégica.

En septiembre, el Banco Central Europeo decidió recortar su tipo de interés de depósito metiéndolo más en territorio negativo. Lo único que puede hacer Sewing es repercutir parte de las molestias a los clientes ricos y a las empresas, ya que transferirlas todas puede enviar a los depositantes a otra parte.

El resultado es que el jefe de Deutsche Bank cree ahora que los ingresos de la división que cubre la gestión de patrimonios y los préstamos minoristas en Alemania se estancará entre 2018 y 2022, en comparación con el anterior objetivo de crecimiento anual del 2%.

Afortunadamente, Sewing considera que ha encontrado algunos ingresos adicionales en banca de inversión que ayudarán a compensar ese golpe. Ayer aumentó sus objetivos de crecimiento para la división que incluye trading de renta fija, asesoramiento en fusiones y adquisiciones y gestión de deuda para clientes corporativos. Ahora tiene como objetivo un crecimiento anual del 2% de 2018 a 2022, en lugar del estancamiento que esperaba en julio. Eso significa que ha encontrado 1.400 millones de euros de ingresos adicionales en los recovecos del sofá, según nuestros cálculos para los cuatro años del periodo.

¿Es plausible? Sewing está enfocando el negocio en lo que mejor sabe hacer, como la colocación de préstamos apalancados en Europa y la gestión de las grandes necesidades de divisas extranjeras de los grandes clientes. Puede que Deutsche considere también que la retirada del banco del trading de acciones ha tenido menos efectos indirectos en el resto de la banca de inversión de lo que se temía en un principio.

Sin embargo, en conjunto, los nuevos objetivos parecen demasiado ambiciosos. La banca de inversión de Deutsche generó unos ingresos ajustados de 5.500 millones de euros en los nueve primeros meses de 2019, frente a los 5.900 millones del mismo periodo del año anterior. Los banqueros sénior se han ido. Los datos de Refinitiv muestran que su participación en las comisiones de la banca de inversión global cayó 0,2 puntos porcentuales hasta el 2,4% entre comienzos de 2019 y el 24 de octubre. La nueva apuesta de Sewing puede estar fuera de lugar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías