Ecofin

La UE pone freno a Libra: no autorizará criptodivisas mientras no evalúe sus riesgos

La Comisión ya trabaja en una legislación sobre este tipo de activos

Montaje fotográfico con el logotipo de Libra.
Montaje fotográfico con el logotipo de Libra.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea han confirmado las reservas de muchos supervisores ante la potencial llegada de divisas electrónicas privadas como Libra, promovida por Facebook. El Ecofin, en un comunicado publicado al término de la reunión de hoy, ha asegurado que no permitirán el desarrollo de este tipo de iniciativas mientras no estén claros los riesgos que pueden aflorar.

"Ninguna estructura de stablecoins (criptomonedas respaldadas por divisas estándar) debe comenzar a operar en la UE mientras no se resuelvan los problemas legales, reglamentarios y de supervisión, y mientras los riesgos no hayan sido adecuadamente identificados y abordados", señala la declaración conjunta.

Reguladores financieros y bancarios de todo el mundo han mostrado sus dudas ante la llegada de Libra, anunciada el pasado mes de junio y promovida por una fundación cuyo principal impulsor es Facebook. Al tratarse de una stablecoin, no sufre la extrema volatilidad de las criptodivisas, por lo que podría competir contra las monedas tradicionales u otras formas de dinero electrónico. Bajo la presión de los reguladores, buena parte de los patrocinadores de Libra (incluidos Mastercard y Visa) salieron del proyecto dejándolo finalmente en 21 empresas.

Los ministros de la UE, en todo caso, han añadido que están estudiando desarrollar una normativa para regular estos activos, como parte de un plan global, algo sobre lo que ya está trabajando la Comisión Europea, como ha señalado el comisario europeo Valdis Dombrovskis.

Paralelamente, el BCE está trabajando en la creación de su propia criptomoneda de baja volatilidad para abaratar los pagos entre diferentes países de la Unión. El Ecofin ha mostrado su apoyo a esta iniciativa, que podría ser la alternativa a las impulsadas desde el sector privado. El organismo presidido por Christine Lagarde ha asegurado en un documento dirigido a los ministros que su adopción podría verse acelerada por el cada vez menor uso del efectivo, advirtiendo al mismo tiempo del enorme impacto que tendría esta nueva criptomoneda y que como tal, es necesario ser precavido.

En el punto de mira también ha estado el blanqueo de capitales. Los máximos representantes económicos de la Unión han apoyado fortalecer los mecanismos que tiene la UE para combatir estas prácticas tras una serie de escándalos en diferentes entidades bancarias europeas. Han instado a la Comisión Europea a transferir los poderes de supervisión a un organismo comunitario y a la creación de normas que mejoren la coordinación entre las autoridades nacionales, las actuales responsables de luchar contra esta actividad ilícita.

Normas
Entra en El País para participar