Finanzas

Fusionar y cerrar bancos, la receta de la EBA para el sector financiero europeo

El sector financiero español de nuevo como el peor en ratio de capital

Bancos transparencia 2019 Pulsar para ampliar el gráfico

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) teme un año más por la baja rentabilidad que afecta a las entidades financieras a lo largo del continente. Y va más allá, apuntando a que no ve una perspectiva que ayude a mejorar. “Casi no hay catalizadores claros para una mejora en la rentabilidad bancaria que aparezcan en el horizonte”, destaca el supervisor en su informe de transparencia dado a conocer este viernes. Este nuevo aviso sobre la baja rentabilidad abre la puerta a las entidades a que tomen medidas que podrían incluir cerrar bancos o pensar en fusiones.

La autoridad bancaria dice que la consolidación debería jugar un papel en la coordinación entre rivales para mejorar la rentabilidad. Señala que mediante fusiones y adquisiciones, las entidades deberían ser capaces de eliminar redundancias y gastos operativos. Aunque señala que las fusiones también puede tener efectos negativos como la pérdida de clientes.

Pero la EBA es incluso más severa señalando que el proceso de consolidación también debería hacerse mediante reestructuración y liquidación “de aquellos bancos incapaces de modernizar su estructura financiera y lograr alcanzar una rentabilidad sostenible”. Apunta a que los bancos supervivientes deben ser capaces de hacer frente a trabajar en economías de escalas. Aunque avisa de que esas liquidaciones de entidades no sostenibles deben hacerse de forma sostenible para no poner en riesgo al conjunto del sector financiero.

Y es que la EBA ve con preocupación la rentabilidad (RoE o retorno por capital) del conjunto del sector europeo, que se redujo de un ratio del 7,2% del anterior test al 7% del presentado el viernes, que recoge datos de 131 entidades hasta el primer semestre del año.

“La consolidación como tal podría centrarse por el momento en fusiones nacionales, o ventas y adquisiciones de líneas o segmentos de negocios, ya que las fusiones y adquisiciones transfronterizas pueden plantear desafíos adicionales”, destaca la EBA.

Entre los riesgos para la estabilidad financiera del bloque comunitario, la EBA también ha resaltado que, en la mayoría de los bancos, el retorno sobre el capital (RoE) se sitúa por debajo del coste de capital (CoE). Esto se debe no solo al precio del dinero establecido por el Banco Central Europeo (BCE), sino a la “intensa competencia” por parte de otros jugadores, como entidades financieras no bancarias o fintech.

Tras escrutar los datos, la autoridad dirigida por el español José Manuel Campa concluye que, en general, los índices de solvencia de los bancos “se mantuvieron estables, mientras que el índice de morosidad se contrajo aún más”. Sin embargo, considera esencial que las entidades efectúen una gestión proactiva de los gastos operativos para mejorar su baja rentabilidad.

Según han confesado los bancos en la encuesta, crece la proporción de los que esperan un deterioro de la calidad de los activos en la mayoría de carteras de crédito y con atención especial en pymes y crédito al consumo.

Entidades españolas

En este test de transparencia, el sector nacional sale de nuevo a la cola en el ratio de capital, conocido como CET1 fully loaded, con una media del 11,57%, por detrás de países como Grecia, Portugal o Reino Unido. A nivel europeo, la media del conjunto se eleva al 14,41%. El CET1 fully loaded incluye el capital básico –principalmente las acciones ordinarias y reservas– sobre activos ponderados bajo riesgos.

Aun así, los bancos nacionales mejoran el ratio de 11,07% del anterior test. En una horquilla más próxima a la española, aunque en mejor posición se sitúan los sistemas bancarios de Bulgaria (11,99%), Estonia (12,11%), Italia (12,52%), Portugal (12,77%) y Grecia (12,84%).

Por quinto año consecutivo Kutxabank es la entidad española con mejor ratio de capital, del 16,1% (ver gráfico). El resto de los bancos españoles se sitúan por debajo de la media. Bankia llega al 13,22% y Unicaja se sitúa en tercera posición (12,9%), incluso tras empeorar el 13,46% del pasado año.

Entre las grandes entidades, Santander es el último entre los bancos españoles (11,06%), seguida de Sabadell (11,11%), BBVA (11,52%) y Caixabank (11,55%).

Rebaja de la morosidad

Las entidades españolas también rebajan la morosidad de los conocidos como non performing loans o créditos dudosos. Esta cifra se queda en el 3,47%, frente al 4,24% del pasado ejercicio. Sin embargo, de nuevo queda en peor posición que la media europea, que se reduce hasta el 2,99%.

Bankinter se sitúa como la entidad con menor morosidad, con el 2,56%. Le siguen Santander (2,97% frente al 3,41% del año pasado) y Kutxabank (3,05%). En el farolillo rojo de la morosidad se encuentran Cajamar (6,83%), Unicaja (5,51%) y Bankia (5,32%).

En eficiencia la banca española exhibe uno de los mejores registros al consumir los gastos operativos un 53,70% del beneficio (cuanto más bajo sea el nivel es mejor), frente al 64,10% de promedio europeo.

Bruselas advierte de los tipos bajos

El sector financiero español cuenta con una rentabilidad aceptable según otro informe publicado este viernes, en este caso por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), en el que, no obstante, advierten de que la banca se enfrenta a riesgos derivados, por ejemplo, del entorno de tipos de interés bajos y de la desaceleración del mercado inmobiliario. “El sector bancario español tiene una rentabilidad relativamente buena, una liquidez fuerte y una capitalización adecuada, pero se enfrenta a riesgos. Como en otros países europeos, su rentabilidad y, por tanto, la generación de capital, seguirá bajo presión en el prolongado entorno de bajos tipos de interés mientras la actividad económica de España se ralentiza”.

Normas