Inmobiliario

113 millones por la mansión donde Vito Corleone dejó una cabeza de caballo

La mansión de Beverly Hills donde se rodó parte de 'El Padrino' está en venta dentro de un proceso de liquidación

Vista de Beverly House, mansión valorada en 125 millones de dólares.
Vista de Beverly House, mansión valorada en 125 millones de dólares.

Cuando Jack Woltz se niega a amañar un casting para favorecer al cantante Johnny Fontane, ahijado de Don Vito, los Corleone mandan un mensaje: la celebérrima cabeza del caballo favorito de Woltz. Se trata de una de las escenas más famosas de El Padrino, que se rodó en una mansión de Beverly Hills (California). Conocida como Beverly House, la propiedad está valorada en 125 millones de dólares (113 millones de euros) y en ella vivió el millonario William Randolph Hearst. Ahora, tras décadas asociada al lujo, se encuentra en un programa de protección de bancarrota. 

El abogado e inversor inmobiliario Leonard Ross, solicitó protección legal para la propiedad, que cuenta con un listado de 75 millones de dólares en pasivos. Esta semana se ha programado una audiencia el la Corte Superior de Los Ángeles, donde los acreedores buscan el nombramiento de un administrador judicial para la propiedad en una demanda separada. 

La mansión fue construida en 1927 por Milton Getz, antiguo director ejecutivo de Union Bank & Trust. El millonario William Randolph Hearst, magnate de la prensa amarillista, compró la propiedad en 1946 y vivió en ella hasta su muerte, en 1951. 

La casa ocupa casi 15.000 metros cuadrados, posee un amplio hall de entrada, una sala de estar con techos adornados al detalle, una librería con motivos de madera tallada, una terraza con espacio para 400 personas, una especie de discoteca de estilo art decó y una casa para invitados con siete habitaciones y pista de tenis propia. 

La propiedad vivió otra historia de relumbrón de la mano de un matrimonio célebre: John F. Kennedy y Jacqueline, quienes pasaron su luna de miel en la mansión. 

Pleito por la propiedad

La propiedad fue puesta en el mercado el año pasado, valorada en 135 millones de dólares, según la web Curbed Los Angeles. Previamente, la masión había salido al mercado en 2016 con un precio todavía más alto: 195 millones de dólares. 

El abogado Leonard Ross ha estado inmerso en una disputa con prestamistas privados que tienen una hipoteca sobre la propiedad. Los demandó el pasado septiembre alegando que había sido manipulado para firmar un préstamo por cuatro años. Según él, los prestamistas se aprovecharon de un momento personal delicado tras la muerte de su hija.

Los prestamistas realizaron una queja cruzada y pidieron el nombramiento de un administrador judicial porque, alegan, la mansión está llena de muebles y de obras de arte que son parte de la garantía del préstamo. La demanda quedará previsiblemente en suspenso como resultado de la entrada en bancarrota. 

Normas