Tabacaleras

BAT entra en la batalla del vapeo en España y pide a Sanidad controles más duros

Los despidos anunciados a nivel mundial no afectarán a España

Juan José Marco, director general de BAT en Iberia.
Juan José Marco, director general de BAT en Iberia.

En el escenario de los dispositivos de nueva generación para los fumadores solo faltaba una de las cuatro grandes compañías del sector. Hasta esta semana. British American Tobacco (BAT) pone a la venta este miércoles su primera apuesta en España en este segmento: el ePen 3, que comercializa con su marca de cigarrillos electrónicos Vype.

BAT se une así a JTI, Altadis y Philip Morris, además de a Juul, en un mercado que, según sus cálculos, roza el 2% del consumo de los fumadores en España. “Esto está empezando. España es un mercado de referencia mundial. Quizá vamos más tarde que otros pero llegamos cuando hemos tenido claro que estábamos preparados al 100%”, explicó este martes el director general de BAT en Iberia Juan José Marco.

Este detalló que el objetivo global de la compañía es que entre 2023 y 2024, la categoría de los dispositivos de nueva generación genere entre el 30% y el 50% de los nuevos ingresos, y generen una facturación de 5.000 millones de libras, “sin distanciarnos del cigarrillo tradicional”, subrayó Marco, generador de la mayor parte de los ingresos.

BAT ya tiene desarrollados vapeadores, dispositivos de tabaco calentado, como Philip Morris, o híbridos. La compañía anticipa que también traerá estas variantes a España, aunque la apuesta, en un primer momento, es por los vapeadores: “Es la variante que tiene un desarrollo más grande, y en España se ha cogido de una manera muy positiva”.

El desembargo del ePen llega a 6.500 estancos, que serán 8.000 al acabar el año. También lo venderá en tiendas de conveniencia, como gasolineras, y por internet, tanto por su web como por Amazon, con los respectivos sistemas de verificación de edad. Marco no descartó tampoco ofrecerlo a través de apps de delivery, como Glovo.

Precisamente temas como el acceso de menores a estos dispositivos, los casos de intoxicaciones en EE UU, o la última campaña del Gobierno que equipara el vapeo al cigarrillo tradicional están encima de la mesa. “Sanidad tiene que abrir un debate científico serio y reforzar los análisis previos. Regular cuestiones como los depósitos abiertos de la cargas, que han provocado las intoxicaciones en EE UU, o el tráfico ilícito. Avanzar en calidad y seguridad, e informar: no es verdad que el vapeador sea equiparable al cigarrillo”., destacó Marco.

Este confirmó que España no formará parte del plan de hasta 2.300 despidos anunciado por BAT en septiembre. “Para nosotros es una prueba de que la empresa apuesta por España como mercado y ve aquí un gran potencial”, valoró Juan José Marco.

Normas
Entra en El País para participar