Supervisión

La CNMV lee la cartilla a las cotizadas salpicadas por casos de corrupción

Tras desvelarse detalles del caso Villarejo que afecta ya a sociedades como BBVA e Iberdrola, el regulador exige más mecanismos de prevención

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La CNMV ha urgido públicamente a las empresas cotizadas a contener y comunicar los casos de corrupción, en un inusitado y severo comunicado emitido a primera hora de la tarde de hoy, tras la oleada de casos de corrupción que han afectado de lleno a empresas cotizadas en España. Con el lenguaje aparentemente neutro y técnico propio de la CNMV, el mensaje refleja una seria preocupación en el supervisor por la mala reputación de las grandes cotizadas y del mercado en general.

Aunque la CNMV se guarda de citar nombres concretos, en los últimos meses se han visto afectadas por casos de corrupción BBVA (imputada por el caso Villarejo), Iberdrola, OHL, Indra o FCC. La CNMV, así, alerta sobre las "presuntas prácticas irregulares" en algunas de estas firmas, "algunas de las cuales han dado lugar a actuaciones de carácter penal".

Lejos de amparar la defensa de algunas de estas firmas, que en ocasiones han tratado la corrupción como un asunto aislado o circunscrito a ciertos directivos, la CNMV especifica que "aunque solo afecten a algunas empresas o sean imputables a un número reducido de personas, este tipo de situaciones puede comprometer la imagen y reputación de nuestro mercado de valores". "La creciente importancia que dan los inversores, incluidos los grandes inversores internacionales, a los aspectos relacionados con la ética en sus decisiones de inversión hace especialmente relevante la cuestión", añade la CNMV.

En este sentido, ha recordado las responsabilidades a las que se deben los órganos de gestión. Al consejo de administración como máximo responsable de las decisiones de la empresa y a la comisión de auditoría, en la medida en que "la normativa vigente atribuye la función de supervisar la eficacia del control interno y de la auditoría interna". La Comisión resalta, además, el papel de los consejeros independientes y externos como contrapeso de los consejeros ejecutivos.

A estos dos órganos se refiere, también, la CNMV cuando recuerda las obligaciones de información al mercado. Primero, dentro de la información periódica: el estado de información no financiera y el informe de gobierno corporativo deben incluir políticas preventivas y riesgos ligados a episodios de corrupción. La CNMV urge, de hecho, a las empresas a hacer públicos estos riesgos o prácticas cuando hayan tenido conocimiento de ellos, "con independencia de que hayan trascendido o no públicamente a través de medios de comunicación". Otro serio toque de atención al sector.

Esta información debe estar presente, también, en los folletos informativos, sin perjuicio, además, de que las cotizadas estén obligadas a "comunicar a través de la CNMV la información que deba ser considerada información privilegiada por ser susceptible de afectar, en caso de hacerse pública, a los precios de los valores emitidos por la sociedad".

Asimismo, el supervisor ha instado a los órganos de gobierno de las empresas a "revisar sus políticas en este ámbito". Además, está preparando modificaciones en el código de buen gobierno para acometer este tipo de situaciones.  

Normas
Entra en El País para participar