Nike busca reinventar el calzado sin cordones con Handsfree Labs

La compañía alcanza una alianza con una tecnológica especializada en esos modelos

Una tienda de Nike.
Una tienda de Nike.

¿Odia atarse los zapatos? Nike continúa sus esfuerzos para ahorrarle la molestia. Después de anunciar en enero un zapato autoajustable de alta tecnología, la gigante de la ropa deportiva dijo el martes que está invirtiendo en una empresa que fabrica calzado para ponerse sin usar las manos, esencialmente mocasines que se ponen y se quitan sin mucho esfuerzo.

Nike está comprando una participación no revelada en Handsfree Labs, con sede en Utah. La compañía se especializa en zapatos sencillos, populares entre los consumidores que prefieren el calzado sin cordones y aquellos con discapacidades que tienen problemas para atarlos. Los términos de la operación no fueron revelados.

Los productos se comercializan como los primeros zapatos manos libres del mundo. Tal vez sea una exageración en un mundo de zapatillas, sandalias y mocasines, pero el calzado de Handsfree da la apariencia de tener cordones y busca ser especialmente simple.

Nike ha convertido en una prioridad en los últimos años desarrollar productos para un conjunto más amplio de atletas, lanzando artículos para grupos desatendidos. La compañía dijo que la nueva alianza avanzará en eso.

Uno de los modelos de la marca Kizik, desarrollada por Handsfree Labs
Uno de los modelos de la marca Kizik, desarrollada por Handsfree Labs

No es la única en incursionar en la llamada ropa adaptativa, la cual puede ser más fácil de usar para las personas con discapacidad. Tommy Hilfiger lanzó una línea de ropa adaptativa hace dos años.

“Creemos que la tecnología ‘fácil de poner y quitar’ de Handsfree tiene el potencial de ampliar y mejorar este esfuerzo, eliminando las barreras para jugar y hacer que el deporte sea más fácil para más personas”, dijo en un comunicado Tom Clarke, presidente de innovación de Nike.

En 2015, Nike dio a conocer FlyEase, una colección de zapatos que emplean cremalleras, velcro y otros cierres en lugar de cordones. El último zapato FlyEase se mostró este mes, uns botas de fútbol para el defensa de los Seattle Seahawks, Shaquem Griffin, cuya mano izquierda fue amputada cuando era niño.

Antes, en enero, presentó las zapatillas de baloncesto de US$350 que se amarran solas. Los modelos autoajustables, que están conectados a la aplicación Nike y requieren recarga, son más una expresión de la destreza tecnológica de Nike que una solución práctica para aquellos que la necesiten.

Normas
Entra en El País para participar