El regreso a casa de Alibaba anuncia una nueva raza de unicornio

Su cotización secundaria en Hong Kong tiene más visos de éxito que otras

Sede de Alibaba en Hangzhou (China).
Sede de Alibaba en Hangzhou (China).

Los unicornios han resultado ser más comunes de lo que se esperaba entre las tecnológicas. Alibaba, sin embargo, pronto podría anunciar una nueva, y verdaderamente rara, raza.

Cinco años después de su debut récord de 25.000 millones de dólares en la Bolsa de Nueva York, el miércoles inició formalmente su plan de recaudar 11.700 millones (más 1.700 millones opcionales para los colocadores), en una cotización secundaria en Hong Kong. Es un regreso muy esperado, especialmente dadas las violentas protestas en la ciudad.

Algunas firmas chinas que cotizan en Nueva York están entusiasmadas con la idea de llevar sus acciones más cerca del capital chino y de inversores individuales que también son clientes habituales. A la Bolsa de Hong Kong también le gustaría acoger a más, y el año pasado suavizó sus reglas para ello.

Alibaba es un gran test para esta estructura. La liquidez tiende a preferir las sedes principales, y algunas empresas han acabado retirando sus emisiones secundarias de Hong Kong.Aunque Alibaba solo emitirá una pequeña parte de su capital allí, es suficiente para esperar una buena cantidad de trading. La marca y su valor de mercado, 475.000 millones, le favorecen, al igual que su inclusión en el programa Stock Connect, que permite a los inversores de Shanghái y Shenzhen comprar y vender acciones en Hong Kong.

Otras aspirantes a volver a casa podrían encontrar más difícil el proceso. La agencia de viajes online Ctrip, por ejemplo, es mucho más pequeña –vale 18.000 millones–, lo que significa que cualquier grupo de acciones de Hong Kong podría tener más probabilidades de volver a Nasdaq, donde cotiza desde 2003.

El historial de Alibaba también le da ventaja. Ha generado un retorno total anualizado del 27% en los últimos tres años, casi el triple que Krane­Shares CSI China Internet ETF, una cesta de valores chinos cotizados fuera del país. Así que Alibaba es un emisor inusual. Y si su venta se tambalea –digamos, si sube menos de lo esperado u ofrece un descuento notable para atraer a los inversores– será aún más difícil de clonar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías