Las cuentas remuneradas ya no rentan a la banca

Las bonificaciones ofrecidas son muy limitadas, pero las entidades siguen exigiendo numerosas condiciones

Las cuentas remuneradas ya no rentan a la banca Pulsar para ampliar el gráfico

Hace unos años, los bancos usaban el regalo de televisiones, ordenadores o vajillas como reclamo para que los nuevos clientes se abrieran una cuenta y se vincularan a la entidad con la domiciliación de la nómina, el pago de recibos o el gasto de una cuantía determinada con las tarjetas de crédito o de débito. Estos regalos físicos fueron sustituidos posteriormente por otros menos tangibles pero más atractivos: las remuneraciones. Banco Santander llegó a bonificar con hasta un 3% saldos de 15.000 euros.

Hoy, las entidades acumulan a sus espaldas años de tipos cero y tratan de ajustar al máximo sus cifras para ser rentables, por lo que las cuentas remuneradas son casi un recuerdo del pasado. En los últimos días, Santander e Ibercaja han anunciado el fin de sus bonificaciones. La Cuenta 1,2,3, producto estrella de la entidad de Ana Botín, ha ido recortando el importe remunerado hasta suprimir estos premios, aunque a cambio elimina las comisiones que cargaba sobre el cliente. Por su parte, la Cuenta Vamos de Ibercaja, que rentaba un 5,06% TAE el primer año y un 2,01% el segundo, también ha suprimido estos premios tras alcanzar su objetivo de 80.000 clientes desde el lanzamiento.

En la actualidad, el producto más atractivo es la Cuenta Expansión Plus de Sabadell, con una rentabilidad del 3% para saldos de hasta 10.000 euros, lo que supone que el cliente puede ganar anualmente 300 euros. No obstante, las condiciones son exigentes: domiciliar una nómina de al menos 3.000 euros al mes, así como dos recibos domésticos, realizar compras con la tarjeta de crédito y tener saldos en ahorro-inversión por importes superiores a 30.000 euros.

La rentabilidad que ofrecen la Cuenta Family de CaixaBank y la Cuenta Nómina de Bankinter es mayor (hasta el 5% TAE), pero solo está garantizada los dos primeros años. CaixaBank, que remunera durante dos años un 5% TAE los saldos que no superen los 5.000 euros, exige también la domiciliación de nóminas altas (al menos 2.000 euros), así como tres recibos mensuales y realizar tres compras al trimestre. Las condiciones de Bankinter, que renta el 5% TAE el primer año y el 2% TAE el segundo, saldos de hasta 5.000 euros, son más laxas: domiciliar una nómina de un mínimo de 1.000 euros y al menos tres recibos. El cliente recibiría con ambas un máximo de entre 500 y 350 euros en dos años.

A estas ofertas habría que añadir la de otras tres entidades, que aún ofrecen una bonificación por encima del 1% TAE: Openbank, Banco Mediolanum y MyInvestor. La cuenta Ahorro Bienvenida Nómina de la primera da, durante el primer semestre, una rentabilidad del 1,67% TAE para los primeros 10.000 euros y del 0,2% para el importe excedente. A partir del séptimo mes, la remuneración es del 0,3% y del 0,2%, respectivamente. Para ello, solo es necesario domiciliar una nómina de al menos 900 euros al mes.

Por el contrario, la Cuenta Evolución de Banco Mediolanum, que renta un 1,4% TAE los saldos que no superen los 10.000 euros y ofrece la devolución del 1% de los recibos domiciliados –al igual que Openbank–, con un máximo de 10 euros al mes, tiene una larga lista de condiciones. El cliente debe ser primer titular de un producto de la entidad –instituciones de inversión colectiva, seguros de vida o planes de pensiones– por un importe mínimo de 15.000 euros y ser parte del programa Mediolanum a tu medida, es decir, domiciliar nómina, recibos y realizar compras con las tarjetas.

La única que queda libre de toda condición –a cambio de una operativa 100% online– y premia al cliente es MyInvestor. La entidad ofrece una rentabilidad del 1% TAE para los primeros 15.000 euros.

No obstante, antes de decantarse por uno u otro producto, el cliente tiene que ser consciente de que estos beneficios recibidos son considerados ganancias patrimoniales y por tanto, están sujetos a una retención del 19% a cuenta del IRPF. Es decir, que, por ejemplo, de una ganancia anual de 300 euros, en realidad percibirá 243 euros.

Cheques regalos y descuentos en Amazon

Algunas entidades han optado por usar también como reclamo los cheques regalo. La Cuenta Clara de Abanca ingresa 150 euros a quienes domicilien una nómina o pensión de al menos 600 euros mensuales y mantengan el producto durante dos años. La entidad ha rebajado la remuneración de esta cuenta en los últimos meses, desde el 0,15% al 0,01% TAE.

Los cheques para Amazon también han servido de gancho a la banca. En la actualidad, la Cuenta Coinc obsequia con un 4% la compra de cheques regalo en Amazon.

Normas