Financiación

El Tesoro coloca 3.586 millones en bonos de 5 a 15 años con demanda por más del doble

El tipo de interés sube respecto a las subastas anteriores, con la excepción de la emisión ligada a la inflación

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro

El Tesoro ha vuelto a recibir una fuerte demanda en la emisión de deuda a largo plazo celebrada hoy, a pesar de la proximidad de las elecciones generales del domingo y de que Bruselas acaba de rebajar en cuatro décimas, al 1,5%, su previsión de crecimiento para la economía española este año y el próximo. Ha colocado 3.586,29 millones de euros en bonos y obligaciones a un plazo de entre 5 y 15 años, por los que ha recibido unas peticiones de cerca de 8.000 millones de euros.

El Tesoro ha colocado cuatro referencias distintas y en tres de ellas, la rentabilidad ofrecida ha sido superior a la de la subasta anterior, reflejo del repunte de rentabilidades que se ha registrado en el mercado en las últimas semanas a la vista de que EEUU y China está acercando posturas en su tensión comercial, la principal inquietud que pesa en el ánimo de los inversores. La excepción ha estado en la emisión de bonos a 5 años ligados a la inflación, donde la rentabilidad marginal ha sido del -1,046%, más negativa que el -1,024% de la emisión anterior, del 4 de julio. Ha adjudicado 568 millones de euros en este bono, tras recibir peticiones por más de 1.600 millones.

En deuda a 15 años, el Tesoro colocó 1.035 millones de euros, a un tipo marginal del 0,705%, más elevado que en la subasta anterior, del 0,658%. El interés de la emisión de 10 años también subió del 0,256% al 0,301% y la del bono a cinco años, del -0,210% de la subasta de octubre al -0,190%.

Esta subasta es la primera del mes de noviembre en el que hay programadas tres operaciones más. El tesoro rebajó en septiembre su previsión de emisión neta de deuda en 10.000 millones de euros, ante el continuo abaratamiento del coste de financiación, y ese recorte se sumó a uno anterior por otros 5.000 millones. En definitiva, la emisión neta de deuda se recorta este año en 15.000 millones sobre lo previsto, hasta los 20.000 millones, la cifra más baja desde 2007. Además supondrá la primera vez desde 2011 que la emisión bruta caiga por debajo de los 200.000 millones de euros, al estimarse que se sitúe en 194.525 millones de euros.

 

 

Normas