Telefónica sitúa en máximos los compromisos por prestaciones a empleados

Alcanza los 6.869 millones de euros durante el tercer trimestre

Sube un 16% en el año tras aprobar el nuevo plan de bajas en España

Telefónica Pulsar para ampliar el gráfico

Telefónica mantiene el esfuerzo financiero para acometer su reconversión de plantilla, quizá la mayor de las telecos europeas. Así, la operadora situó la partida de compromisos brutos por prestaciones a empleados en 6.869 millones de euros al cierre del tercer trimestre, un 16% más que a la conclusión de 2018, según indica la compañía en su informe de cuentas, publicado este martes. La cifra es, igualmente, la mayor de la serie histórica, ligeramente por encima de los 6.839 millones registrados a final de 2016.

A su vez, los compromisos netos por prestaciones a empleados alcanzaron los 4.963 millones de euros al términos de septiembre, un 29% más que a final de 2018.

La diferencia entre los compromisos brutos y los netos viene motivada, especialmente, por los impuestos deducibles, que al cierre del tercer trimestre ascendieron a 1.772 millones de euros, un 27% más que al cierre de 2018, cuando dicha partida alcanzó los 1.390 millones.

El aumento registrado ahora de estos compromisos es consecuencia, en gran medida, de la puesta en marcha del nuevo plan de bajas en España (plan de suspensión individual de contratos o PSI), primer mercado del grupo, que ha supuesto la salida, de momento, de un total de 2.636 trabajadores, cerca del 12% de la plantilla en el país.

En el tercer trimestre, Telefónica registró una provisión de 1.873 millones de euros por reestructuración y gastos de personal, de los que 1.732 millones corresponden al PSI, así como a la actualización de planes de bajas anteriores y a los planes de formación. La teleco dijo que el nuevo PSI generará 210 millones de ahorros directos recurrentes desde 2020 adicionales a los ya capturados con planes anteriores.

Crecimientos

El mayor incremento de los últimos años de los compromisos tuvo lugar en 2015, con un avance del 55%, con la puesta en marcha del primer PSI en España, que supuso finalmente la salida en los años siguientes de más de 8.000 personas.

Desde 2013, ha hecho frente a pagos por compromisos de origen laboral por un importe de 5.103 millones de euros. En los nueve primeros meses de 2019, estos desembolsos ascendieron a 595 millones (176 millones en el tercer trimestre), por cerca de 775 millones durante el ejercicio de 2018.

La partida de compromisos por prestaciones a empleados no computa en la partida de deuda financiera neta. Lo hace específicamente en la partida de deuda financiera neta más compromisos, que sí es la utilizada para el cálculo del ratio de apalancamiento de deuda financiera neta frente a oibda.

En este sentido, este ratio se situó en 2,49 veces a final del tercer trimestre, frente a 2,62 veces a la conclusión de 2018 (bajaría a 2,46 veces al incluir las operaciones posteriores al cierre del trimestre).

Reestructuración en Perú

Impacto. Telefónica destacó que las cuentas del tercer trimestre que incluye unos gastos de 93 millones de euros por reestructuración de plantilla en la región de Hispanoamérica Sur en dicho periodo de tiempo (24 millones entre julio y septiembre de 2018). La mayor parte de ellos, en torno a n 87 millones corresponden a gastos de reestructuración de la plantilla de la compañía en Perú.

Avance. Un país en el que Telefónica registró unos ingresos de 547 millones de euros en el tercer trimestre, un 0,6% más orgánico, y un 3,2% más en términos reportados. El oibda en Perú sube un 3,9% orgánico, si bien baja un 59,1% reportado como consecuencia, especialmente, de los citados impactos por reestructuración de plantilla.

Normas