Así afecta la creación de más centros comerciales a pymes y autónomos

España se sitúa en el tercer país que ha inaugurado más centros comerciales

pequeño comercio pymes

La liberalización de horarios y la proliferación de centros comerciales afecta negativamente a las pequeñas y medianas empresas y a los trabajadores autónomos. Así lo denuncian desde la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE), que estima que España será el tercer país que inaugure más centros comerciales entre 2019 y 2020, con unos 300.000 metros cuadrados más después de Francia y Polonia.

Dichos datos se basan en un estudio elaborado por la consultora Cushman&Wakefield en el que también se refleja que actualmente España se sitúa como el cuarto país europeo con más centros comerciales, sólo por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia.

Concentración en el centro

Según CIAE, el pequeño comercio sobrevive porque está concentrado en el centro de las ciudades y en sus calles principales. En cambio, en la periferia “se agranda la desertización comercial que llega a casi total en los pueblos pequeños de menos de un millar de personas”.

A pesar de esto alertan de que los consumidores tampoco demandan este tipo de comercios, puesto que un 17% de las 35.000 tiendas que hay en los centros comerciales están vacías. Además, apuntan que los fondos que se perciben del extranjero “apuestan con sus inversiones en la construcción de más centros y de paso se lucran con la compraventa de esos centros. A nuestro juicio son medidas diseñadas claramente a favor de la gran distribución contra las pymes y autónomos comerciales”.

Por otro lado, alertan de que las grandes superficies tienen una estrategia que ha contribuido a ahuyentar a los pequeños negocios. Señalan que las grandes empresas de distribución han apostado por abrir supermercados de grandes marcas que acaban desplazando al pequeño comercio de la zona.

En concreto, el INE aporta datos referentes a esta situación. En una década, la facturación de estos establecimientos mayoritariamente regentados por autónomos ha caído un 30%. Según los datos de empresas activas del INE, sólo en el 2018 cerraron más de 6.000 tiendas.

CIAE denuncia que las administraciones apuesten por “la ley de la selva en el urbanismo comercial” permitiendo que disminuya la oferta comercial en los barrios en pos de la ubicación de franquicias y grandes centros comerciales.

Normas