Santander compra por 400 millones el 50,1% de la firma de divisas Ebury

La entidad pretende reforzar su actividad internacional con las pymes y alcanzar un retorno a su inversión del 25% en 2024

Ana Botín, presidenta de Santander
Ana Botín, presidenta de Santander

Banco Santander busca mejorar su digitalización y acelerar su negocio compartido de pagos internacionales, como ya explicó la presidenta del grupo, Ana Botín, el pasado 3 de abril cuando presentó en Londres el plan estratégico de la entidad. Dentro de este objetivo, el banco anunció ayer la compra del 50,1% de la plataforma especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas Ebury por la que ha pagado unos 400 millones de euros (350 millones de libras esterlinas).

Con esta adquisición el banco acelera en 24 meses su apuesta por la llegada al mercado de su plataforma para el pago internacional de empresas, además de reducir el riesgo de ejecución.
Ebury se convierte así en la base de la plataforma Global Trade Services y posiciona mejor a Santander en el comercio internacional y en la gestión del uso de datos, algo en lo que la plataforma de pagos destaca. Ebury, de hecho, cuenta con 150 ingenieros en la empresa.

Santander espera conseguir el punto de equilibro con esta operación en 2021. Antes, en 2020 Ebury contribuirá a los ingresos del grupo con 100 millones de euros, explican expertos del sector.
En un comunicado, Santander explica que de los 400 millones de euros que paga por el 50,1% de Ebury, unos 80 millones (70 millones de libras esterlinas) corresponden a nuevas acciones para apoyar los planes de la compañía para entrar en nuevos mercados en Latinoamérica y Asia.

Santander prevé obtener una rentabilidad del capital invertido (RoIC) superior al 25% en 2024. Los inversores actuales de Ebury, incluidos los cofundadores y los gestores, reinvertirán en la transacción.

El banco ha explicado que esta inversión, que se enmarca en su estrategia digital para acelerar su crecimiento tomando participaciones en sociedades, “reforzará su oferta de comercio internacional y consolidará su posición como el banco de preferencia para las pymes” que operan o tienen previsto operar en mercados europeos o americanos y, más adelante, también en los asiáticos.
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha destacado el papel de las pymes como motor de crecimiento, y ha explicado que el acuerdo permitirá al banco ofrecer a estas empresas productos y servicios que antes solo estaban “al alcance de las grandes empresas de un modo más rápido y eficiente”.

Los cofundadores de Ebury, Juan Lobato y Salvador García, han declarado que “Ebury se encuentra en un momento clave: acabamos de completar nuestra primera adquisición, y el nuevo capital de Santander y de los accionistas nos permitirá continuar invirtiendo para ayudar a las pymes que operan internacionalmente. De esa forma, seguimos creciendo mientras mantenemos nuestra cultura empresarial, han añadido.

El consejero delegado de Santander Brasil y esponsor del negocio Global Trade Services (servicios de comercio internacional para pymes) del grupo, Sergio Rial, será el nuevo presidente de Ebury, compañía que no obstante, seguirá operando como una unidad independiente. La operación ha sido asesorada por los bancos de inversión Goldman Sachs y Allen &Co.

Santander busca con esta operación, y en general, dar más visibilidad a los avances que están hallevando a cabo “para convertirnos en una plataforma abierta de servicios financieros, por eso, creamos Santander Global Platform (SGP), donde incorporamos bajo una misma unidad todos los servicios digitales y todas las plataformas globales digitales (Openbank y ODS, Global Payments y Digital Assets)”.

El grupo pretende acelerar el proceso de transformación digital y apoyarse en capacidades globales para ganar en eficiencia, explican fuentes del banco.

Su objetivo es extender los beneficios de la escala y “el talento del grupo a los negocios de pagos y digitales de mayor crecimiento, construyendo plataformas una sola vez para todas las filiales, que nos permitan ofrecer mejores servicios digitales orientados a clientes particulares, comercios y pymes”, añaden las mismas fuentes.

Normas