Economía

El IEE pide un marco regulatorio con incentivos para impulsar la creatividad y el crecimiento

Un estudio concluye que existe una relación entre las buenas prácticas regulatorias y el desarrollo económico de los países

Iñigo Fernández de Mesa, presidente del Instituto de Estudios Económicos.
Iñigo Fernández de Mesa, presidente del Instituto de Estudios Económicos.

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ve necesario un marco regulatorio e institucional que configure los incentivos "adecuados" para los agentes económicos para favorecer la asignación y acumulación de capital en proyectos de inversión "rentables, productivos e innovadores".

Así lo recoge en el informe 'Las buenas prácticas regulatorias', en el que pone en valor la importancia de la calidad institucional, en especial en los ámbitos relativos a la seguridad jurídica y la adecuación del marco regulatorio, como elemento influyente en su desempeño económico a largo plazo, y, por tanto, en la generación de riqueza y bienestar para la sociedad.

El estudio concluye que existe una estrecha relación entre un contexto institucional caracterizado por el uso de buenas prácticas regulatorias y el desarrollo económico de los países.

Asimismo, señala que cuando se quebranta la seguridad jurídica, se conculcan las buenas prácticas regulatorias y se genera un entorno de incertidumbre en el que las empresas afectadas aplazan o paralizan sus decisiones de inversión, con el consecuente impacto también en términos de empleo.

Las consecuencias negativas se dejan notar, según el IEE, también por el lado de la financiación de estas inversiones, al aumentar la prima de riesgo exigida por los inversores, y, por tanto, incrementando los costes de capital para estas empresas.

El marco institucional en España, en lo relativo a los indicadores de gobernanza relacionados con la calidad regulatoria y el cumplimiento de la Ley, ha sido analizado recientemente por el Banco Mundial en su publicación 'Worldwide Governance Indicators'. La situación en España
está en línea, pero algo por debajo del promedio de la UE.

El análisis de lo sindicadores cualitativos relativos a la calidad regulatoria y la seguridad jurídica evidencia que, para estar en el mismo nivel que los países europeos con mejores prácticas, es necesario mejorar en estos aspectos nuestra política económica, para incorporar, como objetivo explícito, la mejora de la calidad regulatoria y la seguridad jurídica.

Por ello, el IEE subraya que España debe apostar por un marco institucional que garantice el cumplimiento de lo que se consideran los principios de las mejores prácticas regulatorias, que se concretan en seguridad jurídica, estabilidad y predictibilidad; eficacia, orientación, proporcionalidad y justificación de las propuestas normativas y consistencia, credibilidad, simplicidad y transparencia.

Normas