Concentración en el sector aéreo

El grupo baraja emitir bonos con la matriz para financiar la operación

La banca propone pagar Air Europa con una colocación de bonos gracias al rating de inversión del que goza IAG, lo que otorgará más flexibilidad y plazo a la estructura

Labores de mantenimiento de un avión de Iberia.
Labores de mantenimiento de un avión de Iberia.

IAG comprará Air Europa, una vez que las autoridades de competencia den su luz verde, por 1.000 millones de euros con “deuda externa”. Con esa breve descripción, explica el grupo que controla Iberia y British Airways la fórmula con la que adquirirá su competidor. Fuentes financieras señalan que las conversaciones sobre la estructura de la operación están aún en fases iniciales, pero que las entidades habituales con las que trabaja el grupo de aerolíneas ya están realizando sus propuestas.

La posibilidad de apelar al mercado con una emisión de bonos con vencimientos entre cinco y siete años gana enteros entre las propuestas “El plazo será más largo que un crédito sindicado y el tipo de interés será muy favorable”, explican desde un banco de inversión. Existe también la posibilidad de que se opte por una fórmula mixta, en la que se se combine el mercado de capitales con la financiación bancaria.

“Es pronto aún, las entidades estamos en plena ronda de presentaciones para entrar en la operación. Es posible que finalmente se opte por un modelo híbrido”, señalan desde uno de los bancos que están en la puja por participar en la financiación. La deuda bruta de IAG a cierre de septiembre era de 14.017 millones, importe en el que se incluyen más de 4.000 millones por el cómputo de los alquileres de aviones, ante la aplicación desde enero de la normativa NIIF 16, que implica incluir como deuda los arrendamientos operativos.

Los bancos españoles de referencia para Iberia son BBVA, Santander, Bankia, CaixaBank, Sabadell y Bankinter. En la emisión de bonos que realizó IAG el pasado mes de julio participaron BNP Paribas, JP Morgan, Bank of America, Crédit Agricole, Santander, BBVA, Barclays, Deutsche Bank, y los británicos HSBC, Natwest y Standard Chartered. IAG vendió 500 millones con vencimiento en julio de 2023 con un cupón anual del 0,5% y otros 500 que expirarán en el mismo mes de 2027 y que pagan el 1,5%.

Fuentes del mercado señalan que lo lógico es que la emisión se efectúe por parte de la matriz, IAG, que es la que tiene rating con grado de inversión. En concreto, BBB (un escalón por encima del nivel de BBB-, el que separa el grano de la paja) por parte de Standard & Poor’s, y su equivalente de Moody’s, Baa3. Iberia, entretanto, no tiene rating y solo ha efectuado emisiones privadas.

La subasta está abierta y hay tiempo de sobra para llegara una estructura de financiación óptima, puesto que el importe se abonará después del cierre de la compra. Y este se espera para la segunda mitad del próximo año. La posición de efectivo de IAG a cierre de septiembre era envidiable con una caja de 7.838 millones de euros que situaba su deuda neta en 6.179 millones.

Air Europa está libre de pasivos a largo plazo

El buque insignia de Globalia estaba limpio a cierre del pasado año, según las cuentas de 2018 depositadas en Insight View. Su pasivo sumaba 270 millones de euros, pero de este importe la mayor parte, 208 millones, eran pagos pendientes a proveedores. Las deudas con entidades de crédito se limitaban a 10,4 millones de euros que forman parte de una línea de crédito. Es decir, la aerolínea del emporio Hidalgo no tenía deudas a largo plazo. Su adquisición por parte de IAG, a través de Iberia, supondrá que la ratio de endeudamiento de 1,2 veces el beneficio bruto de explotación (ebitda) hasta las 1,5 veces.

Normas