Telefónica culminará en 2020 el despliegue de la red de fibra

La banda ancha permitirá la cobertura de servicios como el 5G

fibra Telefónica
Casi la totalidad de los polígonos empresariales de Euskadi contarán a partir del próximo ejercicio con la cobertura de la fibra de banda ancha de Telefónica. Este acceso, en la imagen, ya llega al polígono industrial Igeltzera en Urduliz (Bizkaia).

Telefónica culminará durante este año y el próximo el despliegue de su red de fibra de banda ancha de alta velocidad en Euskadi, con lo que cerca del 95% del territorio tendrá cobertura de telecomunicaciones, tanto en el ámbito fijo como en el móvil.

El proyecto colocará al País Vasco entre las zonas con más infraestructuras de este tipo, una situación que lo sitúa en clara ventaja frente a los principales países europeos. Euskadi estará al nivel de referentes como Japón, Corea del Sur o Singapur.

Con esta iniciativa, las Administraciones vascas y Telefónica impulsan la vertebración entre todas las localidades de Euskadi, en base a un modelo de subvenciones en las que el operador ha dejado patente su apuesta por los despliegues y la colaboración público-privada.

El proyecto vertebrará vía telecos a todas las localidades

Cualquier desarrollo a futuro, desde la red 5G de telefonía móvil, el coche conectado o la inteligencia artificial, por ejemplo, necesita del soporte de una red de fibra que permita el tránsito de datos a velocidades ultrarrápidas.

Para consolidar el acceso a la tecnología del si­­glo XXI, Telefónica realiza los trabajos propios de otros milenios, como la apertura de zanjas, la colocación de cables bajo el suelo y la instalación de postes. Unas obras que son necesarias para garantizar el tráfico digital, que se ha hecho imprescindible en la vida de las personas y de las empresas.

El despliegue de la red de fibra servirá además para luchar contra la despoblación en las zonas rurales. Sus vecinos dispondrán de todas las conexiones para poder trabajar desde el domicilio o contar con los servicios que llegan con el mundo digital, casos de la atención sanitaria en remoto o la formación a distancia.

Uno de los objetivos del proyecto es el de lograr una sociedad inclusiva y un desarrollo sostenible en el que nadie se quede fuera por falta de conexión a unos servicios de telecomunicaciones ultrarrápidos.

En el ámbito empresarial, el despliegue de la fibra de banda ancha alcanzará a cerca del 100% de los polígonos industriales de Euskadi, tras el acuerdo suscrito por Telefónica con el Gobierno vasco y con las diputaciones. El operador contabiliza ya más de un millón de unidades inmobiliarias desplegadas (desde fábricas a comercios, pasando por los hogares).

Una red de infraestructuras que, en proporción al territorio vasco, supera los niveles de Alemania, Francia o Reino Unido, entre otros países. Con esta base tecnológica, las empresas y las personas podrán aprovechar las ventajas que ofrece el mundo de internet, evitando la brecha digital.

Por las zonas rurales

Despoblación. El despliegue de la red de fibra ayudará a evitar la despoblación de las zonas rurales. Sus vecinos dispondrán de las conexiones para poder trabajar desde el hogar.

En remoto. Los residentes de las poblaciones rurales podrán acceder a los servicios del mundo digital. Desde la atención sanitaria en remoto hasta la formación a distancia.

Inclusión. El acceso general a la red de fibra de banda ancha permitirá la consolidación de una sociedad inclusiva, en la que nadie caiga en la brecha digital por falta de conexión a unos servicios de telecomunicaciones ultrarrápidos. En el ámbito empresarial, el despliegue alcanzará al 100% de los polígonos industriales.

Normas