Financiación

La banca prepara una oleada de emisiones de bonos tras los resultados

Las entidades aguardan el final del periodo de ‘blackout’; Santander emite deuda esta misma mañana y Unicaja y otras lo harán en breve

Emisiones deuda Pulsar para ampliar el gráfico

Noviembre es un mes propicio para vender deuda. Es cuando las entidades financieras ponen orden en sus balances y aceleran para cumplir con sus objetivos de emisión. Unicaja está en pleno proceso de road show (presentaciones entre inversores) para colocar deuda subordinada que computa como capital de segundo nivel (Tier 2). Santander, BBVA y CaixaBank esperan a publicar sus cuentas para poder lanzarse al mercado.

Este año se alinean varios factores que anticipan una emisión de deuda más intensa de lo habitual por parte de las entidades financieras. Por un lado, están los tipos. Pese a que han repuntado en los últimos tiempos, siguen por los suelos, con el midswap a cinco años (tipo de interés libre de riesgo a ese plazo) en el -0,23%, y los inversores están deseosos de entrar en cualquier instrumento que les dé una rentabilidad mínima. Por otra parte, los balances a cierre de este ejercicio serán los que utilizará el BCE en los test de estrés que llevará a cabo en 2020. “Habrá especial cuidado para salir bien en la foto finish, y las emisiones de deuda jugarán su papel”, explica el director de mercado de capitales de una entidad financiera.

Sabadell cierra su programa de colocaciones del año

Sabadell presentó sus cuentas el pasado viernes y ayer ya se apresuró a acudir al mercado de capitales, con una emisión de deuda sénior a seis años por importe de 500 millones de euros. El precio se cerró a un interés de 97 puntos básicos sobre el índice de referencia midswap, por debajo de la horquilla inicial estimada de entre 115 y 120 puntos básicos y después de recibir peticiones por más de 1.500 millones de euros. Con esta colocación, que estuvo coordinada por Barclays, Natixis, Nomura, Unicredit y el propio Sabadell y que cotizará en el mercado de Dublín, el banco completa su programa de emisiones previsto para el conjunto de año. Durante el tercer trimestre, Sabadell ya captó 500 millones en deuda sénior no preferente, 1.000 millones en sénior y otros 1.000 millones en una emisión de titulización de préstamos al consumo.

Unicaja, que publicó sus cuentas el pasado lunes 28, ha fichado a UBS, HSBC, Mediobanca y Morgan Stanley para comenzar a vender entre los inversores deuda Tier 2, según Bloomberg.

Entretanto, Sabadell ha sido el primero en debutar, después de publicar los resultados entre enero y septiembre el pasado 25 de octubre. Aquí entra en juego un tercer elemento: las presentaciones de los nueve primeros meses del año. Antes se producen los determinados periodos de blackout, en los que los emisores no pueden salir al mercado en los 15 días previos a la rendición de cuentas. Hoy, con los resultados del tercer trimestre, termina el periodo de barbecho de Santander. Y mañana concluirá el de BBVA y el de CaixaBank.

Tras anunciar sus cuentas del tercer trimestre, Santander se ha apresurado a lanzar esta misma mañana una emisión de 200 millones de francos suizos en deuda senior a un plazo de 8 años, a un precio de 52 puntos básicos sobre el índice de referencia midswap. 

Es lógico, dada la necesidad de salir al mercado antes de que se acerque diciembre, mes poco favorable para vender deuda entre institucionales, que las entidades financieras no agoten el plazo para publicar sus cuentas a septiembre. Este finaliza el 15 de noviembre.

Así, desde el departamento de mercado de capitales de una entidad añaden que la oleada llegará a partir de la semana del próximo 4 de noviembre. Eso sí, aquí hay que señalar un asterisco gigante: “Que no haya problemas derivados del Brexit o de la guerra comercial”, matiza un directivo de otro banco extranjero.

Las emisiones concluirán en su mayor parte a finales del próximo mes de noviembre, con mínimas operaciones a partir de diciembre, según fuentes del mercado. En lo que va de año, las entidades financieras españolas han sido especialmente activas, con la colocación de unos 25.500 millones de euros en bonos sénior preferentes, no preferentes, deuda subordinada Tier 2 e instrumentos que computan como capital adicional de nivel 1 (AT1 y cocos, en la jerga), según los datos recopilados por Dealogic.

Las cédulas, el instrumento más seguro que puede vender una entidad financiera por estar blindadas por el colateral (las mejores hipotecas o créditos con las administraciones públicas), están entre las grandes triunfadoras en el año.

El importe de cédulas admitido a negociación en BME Renta Fija hasta ayer 28.565 millones, lo que supone multiplicar por cuatro los 7.100 millones correspondientes al mismo periodo del año pasado.

Normas
Entra en El País para participar