Johnson suspende la tramitación del Brexit hasta que la UE decida el alcance de la prórroga

El Parlamento británico rechaza ratificar el proyecto de salida por la vía urgente, pero respalda el texto alcanzado entre Londres y Bruselas

Brexit
El primer ministro británico, Boris Johnson, este martes durante el debate del Brexit en la Cámara de los Comunes. AFP

Victoria agridulce para el primer ministro británico, Boris Johnson. Por primera vez, el premier logró este martes el respaldo del Parlamento de Westminster a su acuerdo sellado con Bruselas por una amplia mayoría de 30 votos. Pero sus ilusiones se esfumaron pronto. Escasos minutos después, la Cámara rechazó, por 14 votos de diferencia, tramitar el proyecto de ley por la vía de urgencia y en tan solo tres días. Ello desbarata los planes del premier, que buscaba agotar todos los cauces posibles para tener lista la ratificación del texto antes del 31 de octubre y evitar así que se produjera bajo su mandato una tercera y humillante prórroga.

A pesar de que Johnson había amenazado con retirar el texto del Brexit e impulsar elecciones anticipadas antes de Navidades si la Cámara no respaldaba la vía exprés, este martes por la noche tras la votación tan solo anunció que “pausará” la tramitación hasta que Bruselas decida qué tipo prórroga concede a Reino Unido: si una de tres meses, tal y como Johnson tuvo que solicitar el sábado forzado por los Comunes, o una extensión técnica de menor duración, como parece que se inclina ahora el propio Johnson. La UE se apresuró en anunciar que tomaba nota del recado y afirmó que el Consejo Europea ya estaba consultando la fecha con los líderes comunitarios.

Johnson consiguió en una primera votación el respaldo de la Cámara –por 329 votos a favor y 299 en contra– para iniciar la tramitación del paquete legislativo de su acuerdo, frente a las previsiones que auguraban que el resultado sería mucho más ajustado. “El Parlamento se ha unido para respaldar este acuerdo”, celebró el premier, tras sostener que hace tan sólo unas semanas, ese resultado hubiera sido impensable. “De una forma u otra, abandonaremos la UE con este acuerdo”, se felicitó, después de que el texto negociado por su predecesora, Theresa May, fuera tumbado de forma contundente hasta en tres ocasiones por la Cámara. Johnson pasó tras ello la pelota al tejado comunitario. “La UE debe aclararse y responder a la petición de prórroga hecha por el Parlamento” destacó.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn criticó el intento de Johnson de querer aprobar “un enorme paquete legislativo en apenas dos días”, para después tenderle la mano y proponerle negociar juntos un “calendario razonable” para la tramitación del texto. Una mayoría de 14 diputados (322 frente a 308) rechazó dar luz verde a la vía exprés. Además de laboristas, nacionalistas escoceses y liberaldemócratas, entre los que se negaron a ese proceso de tramitación se encontraron también los 10 diputados norilandeses del Partido Unionista (DUP) –socios de Gobierno de los tories– quienes ya habían avanzado que se opondrían por considerar que la aprobación acelerada constituía un “abuso”.

Normas