UE

Los líderes europeos negocian hoy un presupuesto de 1,1 billones para seis años

La mayor parte de las capitales rechaza la propuesta de Finlandia, que supone recortes de la política agraria y de los fondos de cohesión

El presidene francés, Emmanuel Macron, atiende a la prensa en el Parlamento Europeo.
El presidene francés, Emmanuel Macron, atiende a la prensa en el Parlamento Europeo. Getty Images

Los líderes de la Unión Europea, resuelta ayer (por parte europea) la negociación del Brexit, tienen en la agenda de hoy una misión no menos complicada: pactar un billonario presupuesto de seis años del que, además, se ha descolgado la aportación del Reino Unido. De momento están trabajando sobre una propuesta finlandesa (país que ocupa la presidencia rotatoria de la Unión), que prevé un presupuesto de entre el 1,03% y el 1,08% del PIB, una cifra menos ambiciosa que el 1,1% propuesto por la Comisión o el 1,3% del Parlamento, según Reuters, pero más que el 1% que propugna Berlín.

Según funcionarios europeos, la propuesta finlandesa ha sido mal recibida en la mayoría de las capitales, y se prevén unas negociaciones tensas y maratonianas antes de cualquier copromiso. "El texto ha provocado una insatisfacción unánime", indica una fuente a esta agencia . La oferta implica recortar gastos en agricultura y en fondos de cohesión para las regiones más pobres.

Los fondos de cohesión bajarán a menos del 30% del presupuesto desde el 34% actual y la política agraria, a algo más del 30% desde el 35%. Estos recortes han provocado el rechazo de los países del Sur y del Este. No obstante, Alemania y los países nórdicos argumentan que aunque el presupuesto se quede en el 1% del PIB, ellos deberán pagar más para compensar la falta del Reino Unido. Además, el nuevo presupuesto incluirá suspensiones de los fondos para los países que no cumplan con la legalidad europea, lo que ha provocado la ira de Polonia o Hungría.

Pedro Sánchez defiende, por su parte, un presupuesto en el que sigan siendo relevantes las políticas de cohesión y con montantes suficientes para la Política Agraria Común (PAC). Según explican desde Moncloa, Sánchez ha expuesto al presidente de turno de la UE, Antti Rinne, las prioridades del Gobierno de España para el presupuesto de la UE: mantener las políticas tradicionales y contar con una dotación suficiente para las necesidades, entre las que cita la digitalización, la migración o la transición ecológica.

En el Gobierno español admiten que la negociación será difícil, y esperan que se haga pronto un primer cálculo del montante global y que se apruebe un calendario de negociación, porque es a partir de ahí cuando se puede comenzar a hablar.

España está más "cómoda" con la defensa que hace la Comisión de las políticas tradicionales que se han ido desarrollando en la UE, y por ejemplo defiende que la PAC va "mucho más allá" de la agricultura y ayuda al compromiso de cohesión entre los estados miembros. Pero también insiste en las nuevas prioridades citadas -digitalización, migración y lucha contra el cambio climático-. Las fuentes consultadas admiten que es difícil introducir prioridades si hay quien busca reducir el montante del marco financiero, cuando España defiende aumentarlo.

Normas