Inmobiliario

Viñolas (Colonial): “No nos ayuda que suba la percepción de riesgo en Cataluña”

El consejero delegado de la socimi cotizada recuerda la aversión al riesgo de los inversores

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, en una imagen de archivo tomada en la última junta general de accionistas de la compañía.
El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, en una imagen de archivo tomada en la última junta general de accionistas de la compañía.

Las imágenes de los disturbios de grupos de radicales independentistas en Barcelona tras la sentencia del procés no solo llegan al resto de España, sino también se difunden en otros países, los inversores extranjeros las ven y eso puede afectar al capital que entra en el país.

“La realidad es que el inversor tiene aversión al riesgo y no nos ayuda nada que su percepción suba en Cataluña”, aseguró este jueves Pere Viñolas, consejero delegado de la socimi Colonial, respondiendo así a cómo pueden ver sus accionistas la exposición en Cataluña y las posibles adquisiciones en la ciudad. Lo hizo el marco de la feria inmobiliaria Barcelona Meeting Point (BMP), que ha sufrido cancelaciones de profesionales y los viajes de visitantes de Madrid y otras geografías se han acortado ante la huelga general convocada para hoy en Cataluña.

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties, recordó que el conflicto en Cataluña o el caso de España a nivel electoral no es un ejemplo único de incertidumbre en Europa, ya que otros países como Francia con las protestas de los conocidos como chalecos amarillos o Reino Unido con el Brexit también la sufren. “Bastantes desgracias tiene ya Barcelona”, aseveró respecto a la gestión política, “como para que demos ahora una mala imagen”, añadió. “Esperamos que las cosas se puedan arreglar”.

Ambos directivos quisieron recordar la bonanza del mercado inmobiliario catalán, en cifras récord de inversión en los últimos años. “La demanda de oficinas está en máximos históricos, las transacciones están en máximos históricos, la ocupación de oficinas es total en nuestro caso y las rentas (pago de alquileres) son crecientes”, aseveró Viñolas, cuya socimi es propietaria de oficinas prime en Madrid, Barcelona y París.

“Los gestores tenemos que ser factuales, centrarnos en los hechos y no en los sentimientos”, reflejó, para asegurar que la realidad en la ciudad es la mejor de los últimos años. Ya en 2017, tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, rememoró que hubo un parón de varios meses pero después el flujo de capitales entró como nunca en la ciudad y en España.

En la mitad del ciclo

“Ese punto crítico de países del Sur ha desaparecido”, indicó Clemente, apuntando a que ya las empresas españolas no salen con vergüenza ante los inversores internacionales porque en otros países la situación es igual o más compleja. “España mantiene el atractivo, difícil de alcanzar en otros países y tenemos mayor seguridad jurídica que otras zonas de nuestro entorno”, aseguró, por su parte, Viñolas.

Otra de las ventajas que Clemente, de Merlin, ve en el inmobiliario español es que todavía le queda recorrido, frente a otros países como Reino Unido, Francia o Alemania donde las yields (rentabilidades por activos) y las rentas (alquileres) ya han tocado techo. “Estamos a mitad de ciclo”, vaticinó, respecto a un alza que comenzó alrededor de 2014 o 2015.

Aún así reconoció que España es dependiente del capital internacional y si se enfría antes la economía en otras latitudes, puede afectar a nuestro mercado. “Esta vez no tenemos la culpa de nada pero nos afectará de todas maneras. Somos un poco una colonia y Nueva York y Londres son las metrópolis”. En cualquier caso, apuntó a que en esta ocasión, una posible desaceleración “se sobrellevará con más tranquilidad”.

Viñolas explicó que el contexto internacional es el de un nuevo paradigma financiero de tipos de interés negativos o nulos, que favorece la entrada de ahorros hacia la rentabilidad de las propiedades inmobiliarias.

Por eso consideró que en el caso español va a haber un 2019 y 2020 “muy buenos”, apoyados por un crecimiento del PIB del 2% y la generación de empleo. “Van a ser años suficientemente buenos para crear una demanda sana”, apuntó el consejero delegado de Colonial.

Normas