Bruselas admite que se necesita “más tiempo” para un acuerdo del brexit

Las negociaciones entran en horas decisivas y la libra pierde fuelle ante la falta de progresos

El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, en Bruselas.
El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, en Bruselas.AFP

Después de subir un 3,8% en dos sesiones hasta el nivel más alto en tres meses, la libra esterlina cede posiciones hoy, ante las menores perspectivas de un pacto para la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Los negociadores de Bruselas advirtieron ayer de que los planes presentados por Boris Johnson no son suficiente base para un acuerdo, cuando solo quedan tres días para que arranque la cumbre de jefes de Gobierno que debería cerrar el pacto.

La divisa británica se cambia a 1,261 dólares, una caída del 0,3% sobre los noveles del viernes, y ha llegado a bajar un 0,6%. No obstante, ha recuperado un 5% sobre los mínimos del mes pesado, cuando el mercado temía al posibilidad de un Brexit duro. Aunque esta opción sigue estando sobre la mes, el temor entre los inversores se ha mitigado por la legislación aprobada, que obligaría a Johnson a pedir una prórroga en caso de que no haya pacto.

Hoy las delegaciones británica y europea seguirán las conversaciones, pero el clima es de relativo pesimismo. La Comisión Europea (CE) ha reconocido que todavía se necesita "más tiempo" para lograr un acuerdo para hacer efectiva la salida de Reino Unido. Después de las conversaciones técnicas mantenidas a lo largo del fin de semana, desde Bruselas aseguraron en un comunicado que queda "mucho trabajo por hacer", pero calificó de "constructiva" la discusión. Michel Barnier, jefe de los enviados europeas, aseguró que las propuestas de Londres sobre Irlanda del Norte, aún el principal escollo, están aún por detallar. Desde Downing Street se apuntaba, mientras, que hace falta "un trabajo significativo".

Hoy continúan las negociaciones entre Londres y Bruselas. Cualquier acuerdo debería ser llevado el jueves a la cumbre de jefes de Gobierno, que son quienes deben firmar el eventual pacto. Los planes de Johnson pasan por votar ese acuerdo en el Parlamento británico el fin de semana para evitar tener que o bien pedir una prórroga (contraviniendo su principal eslógan) o bien rompiendo la legalidad para desatar una salida de pésimas consecuencias económicas.

Londres tampoco tiene, en todo caso, asegurado el apoyo parlamentario a un acuerdo. La oposición laboristas ya ha afirmado que probablemente vote en contra, y el partido unionista norirlandés ha asegurado qeste sábado que rechazará un acuerdo que debilite la unión aduanera entre el Ulster y el resto del país. Este partido, además de formar parte de la coalición de Gobierno, tiene una notable influencia sobre el ala más euroescéptica de los conservadores.

Normas

Archivado En