El acuerdo para el Brexit está lejos: “Aún queda mucho trabajo por hacer”

La Comisión Europea y el propio Johnson afirman que las negociaciones no han progresado demasiado

Brexit
El primer ministro británico, Boris Johnson AFP

Aunque los negociadores de la Unión Europea y Reino Unido llevan todo el fin de semana debatiendo sobre los principales asuntos para que el próximo 31 de octubre se produzca un Brexit con acuerdo, parece que el final de la negociación aún está lejos. Aunque el primer ministro británico, Boris Johnson, ha asegurado a sus ministros que es posible llegar a un pacto con Europea, los negociadores de la UE le han advertido que sus planes no son lo suficientemente buenos para sentar las bases de un acuerdo de salida. 

Johnson afirmó que aunque ya se puede observar el camino que llevará a un pacto entre ambas partes, aún queda mucho trabajo por hacer para que el país abandone la UE el próximo 31 de octubre. El portavoz del premier británico explicó a los periodistas que Johnson expuso a sus ministros por teleconferencia el estado de las conversaciones que han mantenido este fin de semana en Bruselas los negociadores británicos y comunitarios. "Reiteró que puede verse un camino hacia un acuerdo pero dijo que aún queda bastante trabajo por hacer para conseguirlo y debemos estar listos para salir el 31 de octubre", declaró la fuente.

No obstante, aunque el premier británico consiga llegar a un acuerdo con Europa, necesita asegurarse de que tiene el apoyo suficiente para que su Parlamento lo apruebe. Aunque aún no se conocen todos los detalles de las negociaciones mantenidas estos días, los líderes de la oposición -el Partido Laborista, los Liberal Demócratas, el Partido Unionista Democrático y el Partido Nacional Escocés- ya han puesto sobre la mesa su oposición a algunas cuestiones en varias entrevistas realizadas por cadenas de televisión. 

Por su parte, desde Bruselas consideran que las conversaciones no han avanzado lo suficiente, principalmente en lo que respecta a la unión aduanera. Además, subrayan que las propuestas británicas no están a la altura de lo requerido para llegar a un acuerdo. Los presentes en la reunión mantenida entre el negociador europeo, Michel Barnier, y el secretario general del Consejo de la Unión Europea, Jeppe Tranholm-Mikkelsen, han informado de que ven "muy difícil" alcanzar un acuerdo antes de la cumbre europea de esta semana sin un impulso político desde Londres. En cualquier caso, informan que el acuerdo no se negociará durante el encuentro por lo que cualquier pacto tendría que estar listo el miércoles como tarde. 

Con respecto a la posibilidad de posponer la salida de la UE, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, subrayó que "son los británicos los que tienen que decidir si quieren pedir una ampliación del plazo". "Si Boris Johnson pidiera más tiempo- cosa que probablemente no hará- consideraría 'no histórico' aceptar esta solicitud", afirmó. La portavoz de Juncker, Mina Andreeva, aclaró sus declaraciones afirmando que el presidente de la CE había usado la palabra alemana unhistorisch y quería decir que no sería justo para la historia que la Unión Europea dijera que no. 

La canciller alemana, Angela Merkel, mostró su preocupación por la salida de Reino Unido de la UE, puesto que pasará a convertirse en un "potencial competidor" en los mercados internacionales "junto con China y EE UU". Esta es otra de las razones por las que "Europa necesita mostrar de qué está hecha" a medida que el Brexit se acerca, afirmó durante un encuentro este domingo en París con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. 

Continúan las negociaciones el lunes

Johnson hablará este lunes con Merkel, Macron y Juncker, para instar a los líderes a apoyar su acuerdo sobre el Brexit, según ha informado el diario Sunday Times.

El líder conservador ofrecerá a los tres líderes la opción de ayudarle a entregar un nuevo acuerdo esta semana o acordar una versión amistosa de un Brexit sin acuerdo antes del 31 de octubre, según ha señalado el periódico citando a una fuente familiarizada con las conversaciones. 

"Hablará con Merkel, Macron y Juncker a última hora de este lunes para ver si hay un acuerdo sobre Irlanda del Norte y las aduanas", ha indicado la fuente. "La alternativa es acordar una versión amistosa sin acuerdo y terminarlo de esa manera", ha añadido. 

Los jefes de seguridad han convencido a Johnson de que un Brexit sin acuerdo aumentará el riesgo de ataques extremistas en Irlanda del Norte y en el continente, junto a la violencia sectaria en ciudades como Glasgow, según el Sunday Times. El diario ha afirmado que como resultado, el primer ministro británico busca de forma desesperada un acuerdo sobre el Brexit.

Fin de semana de contactos 

Los negociadores británicos y de la UE han estado trabajando durante el fin de semana para ver si pueden convertir las propuestas presentadas por Johnson, que inicialmente fueron rechazadas por la UE, en un acuerdo. Ahora, Johnson se ha negado a afirmar si Irlanda del Norte permanecerá en la unión aduanera de la Unión Europea después de la salida del bloque. 

En una semana crucial que podría decidir el futuro del Brexit, Johnson y la UE está tratando de llegar a un acuerdo de salida para permitir una abandono ordenado el 31 de octubre. Pero Johnson debe lidiar por un lado con las complejidades de la política de la UE y también con la oposición interna, con el fin de lograr un pacto antes de la cumbre de la UE del 17 y 18 de octubre y luego tratar de convencer a un parlamento británico profundamente dividido para que lo ratifique el 19 de octubre.

"Las negociaciones parecen estar tomando un tinte más serio y eso es alentador", dijo a Sky News  el conservador Jacob Rees-Mogg, favorable al Brexit. "Siempre es difícil establecer probabilidades específicas sobre las cosas, pero parece que las perspectivas son más positivas esta semana que la pasada", añadió.

Normas